Sonae Sierra, el especialista internacional en centros comerciales, ha firmado dos nuevos contratos para la prestación de servicios de comercialización con las empresas ALDAR (Marjane/Foncière Chellah) y Facenor, para sus respectivos centros comerciales: Centro Comercial Marina, ubicado en Casablanca, y Centro Comercial Ibn Batouta, en Tánger. Juntos suponen un total de 49.950 m2 de Superficie Bruta Alquilable (SBA), con más de 200 tiendas, incluyendo 15 grandes superficies y 1.860 plazas de aparcamiento. De esta manera, Sonae Sierra aportará su experiencia a dichos centros comerciales, los cuales esperan abrir sus puertas a finales de 2014 en el caso de IBN Batouta en Tánger y finales de 2015 en el caso de Marina en Casablanca.

Según Víctor Nogueira, Managing director de Property Management en Italia, Marruecos, Argelia, y del área de servicios de gestión a terceros de Sonae Sierra, "estos contratos permiten a Sonae Sierra fortalecer su presencia en Marruecos, donde ya estábamos proporcionando servicios de desarrollo en tres centros comerciales. Esto representa una nueva oportunidad para ofrecer servicios de conocimiento integrado, además de atraer nuevas marcas, conceptos y tendencias al mercado marroquí. El mercado marroquí presenta un sólido crecimiento económico, lo que facilita nuestra labor de tender puentes entre los clientes marroquíes locales y los comerciantes internacionales, por lo que hemos iniciado una exitosa misión comercial en el país"".

Sonae Sierra organizó una visita en misión comercial a Marruecos en mayo de 2013 en la que presentó sus proyectos a marcas portuguesas, francesas, españolas, italianas e irlandesas. Esta visita dio a los futuros comerciantes una visión interna sobre el potencial del país, al tiempo que pudieron observar de primera mano las oportunidades de expansión de sus negocios en el país africano. En términos macroeconómicos, Marruecos cuenta con más de 34 millones de habitantes y es considerado como un mercado emergente con estabilidad política y económica, con una previsión económica optimista, en la que el PIB marroquí probablemente crecerá alrededor del 5% en 2013.