Sonae Sierra se ha adherido a la iniciativa 'Compromiso de Acción de París' que reúne a entidades de todo el mundo en la consecución de los objetivos establecidos por el Acuerdo de París. La apelación, firmada por 800 organizaciones mundiales, reconoce la adopción del Nuevo Acuerdo sobre el clima de la Cumbre celebrada recientemente en París, el cual representa un paso fundamental para limitar el cambio climático y tiene como objetivo impulsar una transformación del crecimiento y el desarrollo global, abriendo la puerta a un futuro estable y sostenible.

Este acuerdo marca un compromiso para prevenir que la temperatura del planeta se eleve por encima de los dos grados centígrados. Actualmente, el llamamiento ha reunido a más de 400 compañías, 120 inversores y 150 ciudades y regiones de todo el mundo que prometen ayudar con rapidez y eficacia a implementar el acuerdo universal del cambio climático y acelerar los cambios trasformadores necesarios para afrontar el reto del cambio climático.

Elsa Monteiro, directora de Sostenibilidad y Comunicación Corporativa de Sonae Sierra, destaca la importancia de la iniciativa y afirma que "La existencia de un modelo de negocio sostenible comprometido con la creación de valor para el medio ambiente y para la sociedad ha estado guiando la manera en que gestionamos nuestro negocio y está siempre presente en la concepción y desarrollo de nuevos proyectos así como en la gestión de nuestros centros comerciales. En 2011, Sonae Sierra estableció un conjunto de prioridades con respecto al impacto ambiental que abordan los retos del futuro y que ahora han sido reforzadas por el Acuerdo de París, concretamente en lo que respecta a nuestro compromiso con la optimización de los recursos naturales y el ahorro de energía, lo que demuestra que estamos alineados con los desafíos globales a los que el mundo se enfrenta en la actualidad".

En el trascurso de 2014, Sonae Sierra invirtió 4,6 millones de euros en iniciativas ambientales, dando lugar a una reducción significativa en el uso de aquellos recursos que tienen mayor impacto en los negocios de la compañía. Los resultados de la continua inversión en esta área se han traducido en una reducción significativa de la huella ambiental de la empresa, a saber, el descenso del 40% en el consumo de energía desde 2002 y la reducción del 80% en las emisiones de carbono desde 2005.