Linde ha lanzado al mercado la nueva generación de carretillas combi K para pasillos estrechos, con una altura de elevación de hasta 18 metros. Los vehículos cuentan con tecnología DynamicReach Control (DRC): un motor eléctrico compensa las oscilaciones del mástil mediante contramovimientos controlados.

Desde la multinacional resaltan que el carretillero no tiene que esperar a que el mástil deje de balancearse cuando manipula palés y, por lo tanto, puede colocar la carga en las estanterías con mayor rapidez. Además, el elevador principal para la cabina del carretillero y el elevador secundario para la horquilla pueden subirse y bajarse simultáneamente.

En este sentido, la cabina del carretillero es 50 milímetros más baja que en los modelos anteriores, su altura de entrada inferior y cuenta con más espacio para las piernas. También existen «numerosos compartimentos» para guardar objetos personales y un soporte para botellas de 1,5 litros a bordo. El parabrisas delantero, que ha sido aumentado en 80 milímetros hacia abajo, proporciona mejor visibilidad (un 20%, según Linde) de la horquilla y de la carga.

Otra nueva característica en la cabina del carretillero es el panel de control digital: la unidad de control muestra «todos los datos importantes» en una pantalla, desde la velocidad de desplazamiento o la altura de elevación hasta información de seguridad. Asimismo, cuenta con dos sensores manuales y un interruptor de hombre muerto al fondo, que el carretillero debe tocar para poder mover la carretilla.

La función opcional «alarma de rescate» proporciona más seguridad. Si varios sensores del dispositivo perciben un comportamiento inusual del carretillero (por ejemplo, si permanece en la misma posición a una gran altura de elevado durante mucho tiempo), el sistema activa una alarma visual y sonora de dos etapas.

Desde Linde resaltan que los clientes pueden elegir entre 64 variaciones diferentes de mástil de elevado o seleccionar una de las diez anchuras de cabina en dos versiones diferentes, dependiendo de los requisitos individuales que se deban cumplir en sus instalaciones.