AMDPress.- La división de fabricación de etiquetas Gráfiques Martorell, con fábrica en Martorell (Barcelona), perteneciente al grupo de distribución Francisco Miró, SA, con sede en Gavá (Barcelona), ha previsto superar en este año 2003 los seis millones de ventas, una vez se firme el definitivo levantamiento de la suspensión de pagos en que se encuentra esta sociedad, presentado en julio de 2000 con pasivo de 67,13 millones frente a un activo de 74,26 millones de euros.

Esta previsión marca el final de un ciclo condicionado por el citado fallido, que llevó a Gráfiques Martorell a experimentar una ligera caída en sus ventas de 2001 hasta los 5,10 millones de euros, desde los 5,75 millones de 2000, básicamente motivada por la menor actividad en sus trabajos de impresión de folletos y trabajos de artes gráficas para la propia Francisco Miró. La línea de etiquetas para encolar, que dirige a los sectores de alimentación, refrescos y droguería, se ha mantenido en una producción del orden de los 1.500 millones de unidades anuales.

Otra de las previsiones destacadas, una vez se confirme el levantamiento de la suspensión de pagos, es la segregación de esta división de etiquetas y artes gráficas de la órbita del negocio de la distribución, y pasar a operar como una sociedad autónoma, sobre la que aún está por decidir si será SL o SA. A este respecto, tampoco se descarta que la familia Miró Fisa, propietaria de Francisco Miro, incorpore algún otro socio al accionariado de la nueva empresa. Gráfiques Martorell cuenta con instalaciones de 1.500 metros cuadrados y emplea a 50 trabajadores.