AMDPress.- El grupo Henkel Ibérica cerró el ejercicio de 2003 con unas ventas de 742,4 millones, lo que supone un incremento del 10,8% respecto al año anterior, un aumento que explican por el efecto de las adquisiciones y el buen desarrollo de las ventas. En cuanto al beneficio de explotación, la compañía registró un incremento del 10%, situándose en 47,1 millones de euros.

En lo que respecta a la contribución de cada división al beneficio de la compañía, el grueso de éste sigue procediendo de la fabricación y comercialización de detergentes y productos de limpieza, concretamente el 51,08%, mientras que el área de cosmética e higiene corporal reporta el 23,47%, los adhesivos de consumo el 10,20% y Technologies (que engloba los negocios de adhesivos industriales, adhesivos de ingeniería y tratamiento de superficies) el 15,31%. Desde la compañía indican que la división de adhesivos de consumo ha tenido un incremento “considerable” en su contribución a la compañía gracias a la venta de selladores, un aumento motivado por la ampliación de su oferta en este mercado con la adquisición en 2002 de la empresa Solyplast.

El grupo Henkel Ibérica, filial para la Península de la multinacional homónima alemana, emplea a cerca de 1.700 personas y cuenta con siete fábricas: Montornés del Vallés, Malgrat de Mar, Sant Adriá de Besós, Santa Perpetua de Mogoda, Abrera, Sevilla y Lsiboa. Entre su cartera de productos figuran marcas como Dixan, Tenn, Conejo, Estrella, Mistol, Loctite, Tenn o Licor del Polo.