La división española de Beiersdorf ha crecido un 10% en 2012, a pesar de las circunstancias de crisis que repercuten directamente en el consumo en el país, y ocupa la posición número 13 dentro del ranking mundial de la multinacional alemana. Unos resultados positivos que satisfacen a Álvaro Alonso, director general de la compañía, quién a pesar de las dificultades se muestra convencido del potencial del mercado nacional y explica que en el periodo 2013 a 2016 la empresa tienen previstas fuertes inversiones que les permitirán sostener crecimientos en el entorno del 5% anual. El Dirigente del Año de la Industria No Alimentaria 2013 está al frente de Beiersdorf en España desde el año 2011, donde llegó después de dirigir el grupo Farlabo, y tras su paso por el sector de la distribución como director de No Alimentación en Champion-Carrefour.

En sus 130 años de trayectoria, Beiersdorf ha sobrevivido a dos guerras mundiales, a las crisis del petróleo y a infinitos competidores y circunstancias de mercado. Y, como explica Álvaro Alonso en la entrevista realizada por ARAL, con ocasión de la concesión del premio y que se puede leer completa en el nº 1.604 de la revista "siempre hemos salido adelante con la misma receta: orientación al consumidor, innovación, espíritu emprendedor y cuidado; de la piel, de nuestros productos, de las personas y del entorno, y esta receta va a seguir funcionando seguro".

El máximo responsable de Beiersdorf en España está convencido de que son un "buen socio comercial" para la distribución y señala que "en 2012, todas nuestras categorías han evolucionado positivamente, aunque especialmente los productos corporales, las cremas faciales femeninas y los desodorantes. Algunas de estas categorías han crecido el año pasado a doble dígito". "Estas categorías representan juntas casi el 70% de nuestra cifra de negocio y por eso a finales de 2012 decidimos hacer en ellas nuestras principales apuestas de novedades e inversión tanto en medios y comunicación como en promoción y punto de venta. Algo menos han crecido los productos para hombre y los solares cuyos mercados han sufrido fuertes decrecimientos en los últimos años. Pese a ello hemos sido capaces de mantener ratios de crecimiento positivos". "Sin duda estamos muy contentos con nuestra evolución, pero no nos conformamos con eso, sabemos que el mercado español sigue teniendo potencial a pesar de todo, y para los años 2013 a 2016 tenemos previstas fuertes inversiones que nos permitan sostener crecimientos en el entorno del 5% anual, sin duda muy por encima de las previsiones que tenemos de mercado, que me temo que va a seguir decreciendo", explica Alonso.

De cara al futuro la compañía en España piensa seguir apostando por desodorantes y cuidado facial como grandes ejes de crecimiento, con fuertes novedades en ambos casos, y además Nivea Men va ser su tercer gran eje estratégico este año, sin olvidar los productos corporales ni de los protectores solares. Respecto a la fábrica de Tres Cantos, Alonso señala que no solo mantiene su nivel de producción, sino que está llamada a seguir creciendo: "como ejemplo, acabamos de empezar a fabricar en Tres Cantos para todo el mundo nuestro nuevo acondicionador de piel “Nivea Bajo la Ducha”, que habiendo alcanzado cuotas de mercado de entre el 10% y el 15% en los países donde ya se ha lanzado, está llamado a ser la innovación más importante de los últimos años en este mercado".

Álvaro Alonso, nacido en Madrid en 1970, está satisfecho de recibir el Premio de ARAL como Dirigente del Año de la Industria No Alimentaria por lo que supone de distinción "entre otros muchos y muy competentes compañeros del gran consumo, sector que se caracteriza por contar entre sus filas con excelentes profesionales" y hace extensivo el reconocimiento y agradecimiento a su equipo convencido de que "un dirigente no deja de ser la cara visible de un equipo".