Ahora, más que nunca, las empresas reconocen la necesidad de ser flexibles y adaptables. Con la crisis de salud reciente, todos los sectores, desde la industria de viajes hasta la tecnología, y todo lo que esté en medio, se han visto desbaratados. Quizás en ninguna parte se note más evidente que en el comercio minorista. Las cadenas de suministro, las flotas de equipos y hasta el personal han necesitado girar muy rápido para garantizar la seguridad y la productividad continua.

Y más aún, la pandemia reciente ha cambiado por completo el llamado "valor de la limpieza". La limpieza de las instalaciones a lo largo de la cadena de suministro minorista, en particular, ha pasado de ser cosmética a crítica. Los programas que alguna vez se implementaron para hacer que los ambientes se vieran brillantes y oler agradables ahora son mecanismos clave para mantener seguros a los clientes y empleados. En una encuesta reciente de C+R Research , el 60% de los compradores dijeron que actualmente tienen miedo de ir a una tienda de comestibles por temor del virus. La limpieza constituye el núcleo de las actividades para restaurar la confianza del comprador, garantizar que los trabajadores no se enfermen y abordar estas preocupaciones de manera demostrable.

Entonces, ¿cómo cumplen los minoristas y proveedores las cada vez mayores expectativas de los clientes en torno a la limpieza? Un enfoque fundamental es la implementación de soluciones robóticas para el cuidado de los suelos. Empresas como Walmart, Kroger y Ahold Delhaize son ejemplos de grandes minoristas que ya están implementando o considerando activamente esta tecnología.

“En esta nueva era, los clientes optarán realizar sus compras en lugares donde se sientan seguros y los trabajadores esenciales seguirán regresando a sus trabajos donde se sientan atendidos”

Walmart anunció el lanzamiento de su programa "Auto-C" en  Octubre de 2018 con la instalación inicial de 360 ​​robots de limpieza en las tiendas de los EE UU. En Abril de 2019, Walmart anunció un aumento  de la iniciativa, con la adición de 1.500 robots a las tiendas para fin de año.

Ahold Delhaize lanzó recientemente un Cleaning Bot Challenge que pide a los socios tecnológicos potenciales que presenten propuestas para una solución personalizada.

Y con el “valor de la limpieza” más importante que nunca, otras empresas líderes en todo el mundo están reconociendo este cambio de paradigma y están utilizando robots autónomos para cumplir con la nueva normalidad.

Dado que se les pide a los empleados que hagan cada vez más, la limpieza autónoma devuelve de manera efectiva un tiempo a los equipos para que puedan concentrarse en las tareas esenciales de mayor valor que solo los humanos pueden hacer, como desinfectar superficies de alto contacto, reabastecer estantes, administrar el flujo de tráfico y brindar apoyo a los clientes.  Las soluciones robóticas para el cuidado de los suelos pueden realizar la misma tarea repetidas veces al día, lo que garantiza una mayor consistencia y mejor calidad que las que se hacen manualmente. Y además, los robots producen informes digitales que detallan claramente la ejecución de un programa de limpieza. Ya sea una auditoría por una organización de normas de saneamiento o una solicitud de los directores de una empresa, este tipo de informes asegura que las actividades de limpieza se cuantifiquen, visualicen y prueben.

Los comercios han adoptado en gran medida la limpieza autónoma a causa del Covid-19. Los minoristas aumentaron el uso de las máquinas en un 24% en 2020 en comparación con el mismo período del año anterior. Y además, más de dos tercios de este aumento (68%) se produjo durante el día, mostrando un movimiento hacia programas de limpieza "las 24 horas".

En esta nueva era, los clientes optarán realizar sus compras en lugares donde se sientan seguros y los trabajadores esenciales seguirán regresando a sus trabajos donde se sientan atendidos. Esto significa que los comercios minoristas y proveedores no pueden permitirse comprometer la limpieza. Deben demostrar claramente una inversión para mantener a sus empleados y clientes seguros y saludables. Los robots brindan ese nivel superior de limpieza y muestran que una empresa está dispuesta a hacer lo necesario.

Se espera que el despliegue de estas tecnologías continúe una trayectoria ascendente durante Covid-19 y después. Si bien los eventos recientes han acelerado la adopción, es probable que veamos que el cuidado robótico de los suelos ocupe su lugar junto a otras soluciones automatizadas típicas en los próximos años. Al igual que lavadoras y brazos automatizados de fabricación, los robots de limpieza se considerarán herramientas eficaces que ayudarán a hacer nuestra vida más fácil, segura y productiva.