La cadena de valor agroalimentaria está sufriendo una profunda transformación en todo el mundo debido, principalmente, a la incorporación de la innovación a cada una de sus actividades principales: desde la producción hasta el consumo del alimento. Esto es lo que se conoce como Foodtech, un término que engloba a todos los agentes que aplican tecnología a la cadena de valor y que aportan eficiencia, seguridad y sostenibilidad. Las tecnologías que se están aplicando en este sector incluyen desde las más tradicionales, conocidas como TIC, hasta aquellas más innovadoras como biotecnología, robótica, blockchain, inteligencia artificial, machine learning o big data entre otras muchas.

Hoy en día existen dos realidades que empujan hacia un cambio en la forma de producir alimentos: la población mundial no para de crecer y según la ONU en el año 2050 habrá que dar de comer a alrededor de 9.700 millones de personas y, por otro lado, no podemos consumir más recursos planetarios. Se hace imprescindible, por lo tanto, producir de una forma diferente, más sostenible y eficiente.

“El foodtech se convierte en una de las mayores oportunidades de mercado y estamos viendo cómo es un área de inversión cada vez con mayor demanda, tanto por parte de grandes corporaciones como de inversores financiero”

El consumidor está en el centro de todas las innovaciones, tanto por la creciente demanda de alimentos como por las tendencias de consumo. Por nombrar algún ejemplo, hoy en día es más importante que nunca la sostenibilidad: ya no sólo se les exige a las marcas una serie de valores, sino que lo que éstas producen y comercializan tenga un impacto menor en los recursos, que la cadena de valor sea mucho más cercana y que el consumidor pueda tener en sus manos un producto afín a lo que él practica en su día. 

Si tenemos todo esto en cuenta el foodtech se convierte en una de las mayores oportunidades de mercado y estamos viendo cómo es un área de inversión cada vez con mayor demanda, tanto por parte de grandes corporaciones como de inversores financieros.  

El papel de las startups, clave para la competitividad del sector

Es en este escenario en el que las startups están jugando un papel fundamental como agentes disruptores del “status quo”. Desde Eatable Adventures llevamos años impulsando e invirtiendo en aquellas que prometen un impacto relevante en la cadena de valor agroalimentaria. El sector agrifoodtech es un sector emergente en nuestro país, con un ritmo de crecimiento constante y con un volumen de startups, alrededor de 400, que mejoran la competitividad del sector gracias a la incorporación de modelos de negocio de fuerte base tecnológica. La cifra de startups nacionales está todavía lejos de alcanzar las 900 que trabajan en la cadena de valor agroalimentaria de Israel, pero es comparable a países como Francia y ligeramente superior a Reino Unido por lo que se puede decir que España es una de las principales potencias a nivel mundial de este sector. 

Recientemente hemos llevado a cabo el primer estudio cuantitativo que se realiza en España sobre el sector foodtech para poder analizar la situación actual de las startups, evaluar el potencial de este sector para la economía española e identificar las claves para su crecimiento y consolidación. De este estudio se desprende un panorama muy prometedor para el foodtech de nuestro país. Si bien estamos todavía en fases iniciales de su construcción, las startups pueden provocar un gran cambio en la cadena de valor agroalimentaria, además de atraer un alto volumen de inversión internacional. En este sentido, a pesar de que ocupamos un puesto interesante dentro del ámbito europeo por volumen de inversión captada, gracias fundamentalmente a Glovo, este volumen no se corresponde con la potencialidad real de las startups españolas de foodtech. Para ello, sería recomendable que el foodtech se percibiese como un activo de inversión de alto valor por parte de los fondos institucionales, que permitiese una mejora en la captación de fondos en las fases iniciales de la vida de las startups.

Hasta el año 2019, la inversión en el sector foodtech se había decantado hacia las startups situadas en el área de delivery y marketplaces. Sin embargo, desde hace un par de años y en parte gracias a la salida a bolsa en mayo de 2019 de la startup de proteína vegetal Beyond Meat, áreas como el cultivo, la producción y la transformación de alimentos se empiezan a posicionar de manera contundente y atraen tanto a grandes como a pequeños inversores. De hecho, según nuestro estudio casi el 40% de las startups españolas del sector foodtech están centradas en el área de producción y transformación de alimentos. De todas formas, no hay que olvidar también el área de distribución y retail donde las startups ya habían demostrado ser muy ágiles en la captura del cliente y el Covid ha impulsado todavía más su penetración en el mercado. 

Juntos llegamos antes, más lejos 

Además de detectar e impulsar startups, en Eatable Adventures desarrollamos y ponemos en marcha exitosos modelos de colaboración entre la industria alimentaria y las startups más disruptivas. Estas alianzas generan oportunidades de innovación a gran velocidad. Sin embargo, del estudio se desprende la necesidad de trabajar en el desarrollo de una mejora de los mecanismos de transferencia tecnológica desde la universidad al ámbito privado, una mejor relación entre las startups y centros tecnológicos y el desarrollo de la actividad inversora en las fases pre-seed.

“El agrifoodtech es un sector emergente en nuestro país, con un ritmo de crecimiento constante y con un volumen de startups, alrededor de 400, que mejoran la competitividad gracias a la incorporación de modelos de negocio de fuerte base tecnológica”

Los emprendedores señalan como clave para crecer el apoyo de la industria agroalimentaria española, la facilitación de los trámites administrativos para la consecución de ayudas públicas que permitan complementar la inversión privada, el desarrollo de programas específicos de incubación, aceleración o scale up o de internacionalización encaminados a mejorar su competitividad y la atracción de inversión internacional. Al fin y al cabo, si queremos posicionarnos como potencia mundial en el ámbito del foodtech, debemos crear e impulsar un ecosistema sólido y dinámico capaz de albergar a todos los agentes.

Precisamente de esta necesidad de colaboración surge el programa de aceleración Spain Foodtech que promovemos desde Eatable Adventures y que cuenta con el apoyo tecnológico del Centro Nacional de Tecnología y Seguridad Alimentaria (CNTA) y de instituciones como ICEX y Food for Life. A través de él queremos impulsar el ecosistema español de agrifoodtech y amplificar la visibilidad de un sector de alto valor que nos posiciona a nivel global como país innovador y, además, fomenta la atracción de clientes y de inversión. Es el primer programa en el que se involucra realmente a todos los actores del ecosistema porque hoy, más que nunca, es necesaria la colaboración entre todos para hacer avanzar al conjunto de la cadena alimentaria hacia su transformación.