Chep ha eliminado tres millones de kilómetros de transporte de las carreteras europeas en los últimos 12 meses gracias al trabajo conjunto llevado a cabo con sus clientes, buscando sinergias de trasporte y combinado rutas. Esta medida ha reducido las emisiones de CO2 en 2.887 toneladas métricas, que equivalen a las generadas por el consumo eléctrico anual de 397 hogares en un año.

Habitualmente, los clientes de Chep envían sus productos a la distribución comercial empleando paletas azules Chep y, una vez entregado el producto, los camiones vuelven a las fábricas vacíos. Gracias al "Transporte Colaborativo", ese camión es gestionado por un operador logístico que, tras completar la entrega y quedar vacío, en vez de volver a las instalaciones del fabricante, recoge las paletas azules de los puntos de la distribución comercial para transportarlas a los centros de servicio Chep.

Una vez allí, son revisadas/reparadas y se vuelven a entregar, empleando el mismo camión, a nuevos clientes. Este proceso acaba con los desplazamientos de camiones vacíos, reduce los costes de transporte y beneficia al medio ambiente.

Chep trabaja día a día para incrementar el número de clientes que participan en las iniciativas de "Transporte Colaborativo". Frédéric Fimbel, responsable del programa de Transporte Colaborativo de Chep en Europa, indica que "nuestro objetivo es reducir las distancias de transporte y los kilómetros en vacío a lo largo de la cadena logística. Al compartir transporte con nosotros, los clientes consiguen ahorros adicionales y al mismo tiempo contribuyen al cuidado del medioambiente. En los 12 últimos meses, 85 empresas europeas han participado con nosotros en este programa".