Logifruit, empresa especializada en el lavado, higienización y reutilización de envases, ha incrementado sus ventas en 2015 un 8,2% respecto al año anterior. En los cinco últimos años, desde el 2011, Logifruit ha pasado de facturar 70 millones de euros a los más de 88 millones de euros en el año pasado, gracias a la mejora del trabajo rutinario y al modelo de gestión.

La empresa, interproveedora de Mercadona, invirtió 23 millones de euros en envases, nueva maquinaria e innovación junto a clientes y proveedores. Otro de los principales destinos de la inversión en 2015 fue la mejora del servicio a los clientes, la puesta a punto como el primer día de las instalaciones y, sobre todo, la automatización de los procesos productivos con el fin de reducir aquellas tareas que suponen un mayor esfuerzo físico de la plantilla. De este modo, se ha aumentado la seguridad alimentaria, la calidad del trabajo de las personas y la productividad de todos los procesos al automatizar gran parte del trabajo de lavado, higienización y reutilización y, al mismo tiempo, se ha mantenido el número de personas que lo hacen posible.

El presidente de la compañía, Pedro Ballester, ha manifestado que los buenos resultados demuestran que "seguimos aprendiendo y creciendo de manera sostenible y compartida gracias a una mayor proximidad con nuestros clientes y proveedores". Ballester ha añadido que, en 2015, Logifruit ha continuado evolucionando gracias a una plantilla de alto rendimiento, fuertemente comprometida con el trabajo diario y que se supera año tras año".

Inversión en formación

Logifruit dobló en 2015 la inversión en formación de los colaboradores y colaboradoras de la empresa con cerca de 300.000 euros invertidos tanto en cursos externos como internos para el 100 por 100 de la plantilla. Además de la formación, la empresa considera clave el crecimiento, la implicación y el compromiso demostrado por sus trabajadores y trabajadoras. La dirección de Logifruit mantiene una relación cercana con toda su plantilla que está basada en la regla de "ganar-ganar". Así, de nuevo en 2015, los salarios de los colaboradores y colaboradoras se incrementaron en relación a los beneficios de la compañía.

El número de movimientos de envases de Logifruit creció también en el último año un 5'7% respecto al 2014 hasta alcanzar los 229 millones. Estos movimientos se traducen en reutilizaciones de envases que benefician directamente al medio ambiente, al no tener que utilizarse otro tipo de embalajes, de un solo uso, que son más agresivos con el entorno por los residuos que generan. En palabras de Pedro Ballester: "Nuestra estrategia pretende colaborar con la economía circular del Medio Ambiente, al optimizar el aprovechamiento de los recursos y potenciar el desarrollo sostenible de la sociedad".

La empresa, con sede en Valencia, también incrementó en 2015 sus aportaciones a la sociedad con el pago de casi 15 millones de euros a las arcas públicas. Cerca de 6 millones de euros a la Seguridad Social y más de 8,5 millones de euros a la Agencia Tributaria. Destaca también la amplia participación personal y contribución económica de Logifruit en numerosas organizaciones sociales, fundaciones y asociaciones de diferentes ámbitos geográficos y temáticos.