AMDPress.- La cooperativa Covirán, con sede en Atarfe (Granada) e integrada en la central de compras Euromadi Ibérica, alcanzó unas ventas netas de 271 millones de pesetas durante el pasado año, lo que significa un incremento del 16,2% respecto a los 233 millones registrados en 2001. El volumen de negocio de los supermercados Covirán, cifra en la que se añaden los socios cooperativistas independientes, se situaron en torno a 450 millones de euros.

El presidente de la sociedad, Antonio Robles, y su director general, han destacado la integración de las Cooperativas de Alcosant en Cantabria y Secuc en Guipúzcoa, realizadas durante el ejercicio pasado. Ambas operaciones han significado un incremento del número de socios, que aumentaron un 26% hasta los 1.369, y de establecimientos, que se han situado en 1.620 tiendas (un 31% más que en 2001), englobando 221.272 metros cuadrados de salas de ventas. En concreto, la cooperativa Secuc entró a formar parte de Covirán con 93 nuevos socios y puntos de venta; mientras Alcosant se incorporó con 231 socios y 273 supermercados.

Este plan de expansión por el norte de la Península ha tenido un nuevo paso el pasado mes de febrero con el acuerdo para la integración de la cooperativa San Miguel de Excelsis, que opera en Navarra, cuenta con 85 socios y 90 tiendas de alimentación y registró una facturación de 20 millones de euros durante el último ejercicio. San Miguel de Excelsis formó, junto a Alcosant y Secuc, la central de compras de segundo escalón Secda-Norte.

Como ya se informó, la estrategia de crecimiento de Covirán se fortalecerá con la inversión de 8,5 millones de euros, que irán destinados en su mayor parte (6,9 millones de euros) a la construcción de nuevas plataformas de distribución en Córdoba, que culminará la cobertura total del mercado andaluz; en Murcia, desde la cual iniciará su expansión por el Levante español; así como en Vélez Málaga y Pamplona. Asimismo, Covirán prevé iniciar en un futuro próximo su andadura por Portugal, concretamente en la zona de el Algarve, para lo cual mantiene contactos con operadores locales que le permitirán alcanzar una masa crítica que le facilite esa entrada. En este sentido, también espera ver cómo evoluciona el proyecto de Euromadi Ibérica de abrir una oficina comercial en Portugal.

Por otro lado, los responsables de Covirán han resaltado el peso que han tenido los productos propios y perecederos en los resultados de 2002. Estas líneas, introducidas en los últimos ejercicios, obtuvieron una facturación de 22,4 millones de euros, en el caso de la marca Covirán, y de 26,4 millones, en lo que se refiere a perecederos.

En lo que se refiere a otros índices, el cash flow de la compañía se situó en los 2 millones de euros, con un incremento del 26%; mientras que los fondos propios crecieron un 41% hasta los 16,7 millones de euros. De igual forma, los activos fijos de la cooperativa alcanzaban los 39,3 millones de euros al cierre del año pasado, un 22% más que en 2001.

Por último, Antonio Robles y Antonio Salas han cifrado en 300 millones de euros las ventas previstas para 2003, lo que supondría un alza del 11%. De igual forma, la facturación procedente de productos perecederos se espera que ascienda a 34,7 millones de euros, mientras los productos Covirán deberían significar unos ingresos de 27,8 millones de euros, creciendo un 31 y 22 por ciento, respectivamente.