Los españoles consumen una media de 2,3 kilos de fruta fresca a la semana, un 10% más que la media europea, siendo los momentos de mayor consumo la comida y la cena. Aunque si bien un 34% de los consumidores sólo toma fruta los meses de verano, frente a un 58% que la consume habitualmente durante todo el año. Estas son algunas de las conclusiones reveladas en el Estudio sobre los hábitos del consumo de fruta fresca en España, que ha promovido la Federación Nacional de Detallistas y que muestra como los jóvenes menores de 25 años son los que menos consumen. Esto es debido, según José Martín, presidente de ña Federación de Detallistas, "a la escasa formación sobre alimentación durante la infancia y la adolescencia y al hecho de que muchas madres no habitúen de forma positiva a los más pequeños". El 65% de los españoles prefiere comprar fruta fresca en los establecimientos tradicionales, bien a pie de calle o en los puestos de mercado, siendo sus motivaciones una mayor calidad y confianza. Otros factores son el trato humano y el servicio, así como unos precios más económicos y la cercanía a los hogares. No obstante un 20% compra la fruta en supermercados pequeños, un 11% lo hace en grandes superficies, y un 7% en mercadillos.