Aral Digital.- El gasto en alimentación en diciembre suele ser un 30% mayor que el realizado durante el resto del año, según el Panel de Consumo Alimentario y del Observatorio del Consumo y la Distribución Alimentaria. Este incremento se debe a la tendencia de los consumidores a comprar productos de mayor precio y considerados de mejor calidad por la Navidad. Asimismo, el 10% de los consumidores tienden a realizar las compras navideñas de productos frescos con una antelación de dos o tres semanas, con el fin de congelarlos para consumir los días festivos.

El estudio indica que el consumo de sidra, cava y espumosos se multiplica por siete durante el mes de diciembre frente a la media mensual del resto del año. Los productos cuyo consumo también crece en las fiestas navideñas son los turrones y dulces, con una adquisición de medio kilo por persona, lo que representa un consumo 16 veces mayor que en el resto del año.

Con un consumo medio de 450 gramos por persona en diciembre, la carne de ovino y caprino también aumenta más del doble en comparación con la media mensual (200 gramos por persona al mes), mientras que el pavo, el vino de denominación de origen, los mariscos, los frutos secos y las bebidas espirituosas aumentan su ingesta el doble que el resto del año. Por su parte, el consumo de carnes transformadas y de frutas en conserva o escarchadas crece un 60% respecto a la media mensual. Y la ingesta de carne de cerdo fresca se incrementa un 40%.