AMDPress.- El Gobierno de Aragón ha aprobado el decreto del Departamento de Sanidad, Consumo y Bienestar Social que amplía la obligatoriedad de disponer de hojas de reclamación en diez nuevos sectores de actividad económica y comercial. Se trata de los bancos y cajas de ahorros, entidades aseguradoras, agentes de la propiedad inmobiliaria y de quienes intervengan en la mediación y el asesoramiento en materia de compraventa y alquiler de inmuebles y viviendas, grandes superficies comerciales, centros y servicios sanitarios privados, centros y servicios de estética, centros privados que impartan enseñanzas no dirigidas a la obtención de un título con validez académica, establecimientos de venta de productos de informática y telefonía, y servicios postales.

Este decreto, que entrará en vigor a partir del 18 de enero, unifica el modelo de las hojas ya existentes, en las que, además de figurar los datos identificadores tanto de la empresa o titular del establecimiento, como del reclamante, se deberá especificar el objeto de la reclamación, las posibles alegaciones del prestador del servicio y los documentos que apoyen la denuncia.