El Parlamento Vasco ha aprobado hoy la modificación de la Ley de Actividad Comercial de Euskadi (aprobada en 1994), que regulará la implantación de los grandes establecimientos comerciales y facultará al Gobierno vasco para regular los horarios comerciales en esa Comunidad Autónoma. De esta forma, a partir del próximo 1 de enero todas aquellas compañías de distribución que quieran abrir un centro en el País Vasco con una superficie superior a los 400 metros cuadrados deberán contar con una licencia de apertura concedida por el gobierno autónomo. Hasta ahora, los establecimientos que estaban obligados a obtener la segunda licencia eran todos aquellos que sobrepasaran los 2.500 metros cuadrados.