Gillette presentó ayer un nuevo producto de depilación femenina en el que la compañía multinacional ha invertido cinco años de investigación y cerca de 60.000 millones de pesetas. Se trata de Venus, una maquinilla que incorpora un cabezal redondeado con tres hojas rodeadas de almohadillas protectoras que, con sólo una pasada, proporciona una depilación tan apurada que la piel permanece más suave por más tiempo. Venus es la primera maquinilla exclusivamente diseñada para adaptarse a los contornos femeninos y a la forma y lugar donde las mujeres se depilan. Entre sus características destacan su cabezal ovalado, un mango ergonómico y el estuche de depilación para guardar la máquina y sus cabezales. A lo largo de su historia Gillette se ha distinguido por crear marcas de referencia con productos que aportan valor añadido alrededor de los cuales se ha creado un amplio mercado. En el segmento femenino han conseguido importantes éxitos, pero hasta ahora no se había creado una marca de referencia como en el caso masculino. Desde el lanzamiento en 1992 de Sensor Excel Women, Gillette ha vendido 140 millones de máquinas y más de un billón de hojas. En el año 2004, Gillette espera duplicar el negocio de productos depilatorios femeninos en todo el mundo.