AMDPress.- La ONG Greenpeace afirma haber detectado pocos productos que contengan organismos genéticamente modificados (OGM) en los supermercados europeos, cien días después de la entrada en vigor del reglamento comunitario sobre etiquetado y trazabilidad de este tipo de componentes. Según Greenpeace, este hecho demuestra que los consumidores rechazan los productos modificados.

La nueva norma comunitaria exige a los Estados miembros de la UE advertir en las etiquetas de todos sus productos si contienen OGM o proceden de ellos. Concretamente, en el caso de que un producto esté elaborado a partir de cultivos transgénicos, en la etiqueta se debe especificar que se trata de un “producto modificado genéticamente”. Si contiene un ingrediente transgénico, deberá especificar su condición de “modificado genéticamente” detrás del nombre del ingrediente o mediante un asterisco al pie de la lista de ingredientes. Asimismo, deberán etiquetarse los aditivos alimentarios elaborados a partir de microorganismos modificados genéticamente.

Desde la entrada en vigor del reglamento, Greenpeace ha enviado a personas encargadas a las principales cadenas de supermercados de la UE para detectar alimentos modificados analizando sus etiquetas. Los resultados indican, según la ONG, que el mercado está prácticamente libre de productos con OGM.