El grupo británico Bass anunció el 14 de junio la venta de su división cervecera, Bass Brewers, a la empresa belga Interbrew. La operación ha alcanzado un montante de 2.300 millones de libras esterlinas (unos 605.820 millones de pesetas), cifra que incluye 1.426 millones de libras en efectivo y el reembolso de unas deudas de 874 millones de pesetas de la división cervecera a su matriz, Bass. Bass Brewers, una de las principales cerveceras británicas cuenta en su portafolio con un importante número de marcas de cerveza, entre ellas: Bass Ale, Carling, Caffreys, Grolsch y Tennets. Asimismo, ostenta la licencia de comercialización de Pepsi en Reino Unido. La operación entre la firma belga, quinta mayor cervecera del mundo, y Bass Brewers, segunda firma cervecera del mercado británico después de Scottish & Newcastle, se produce tan sólo un mes después de que Interbrew adquiriese los activos cerveceros de la también británica Whitbread, por 106.500 millones de pesetas.