Aral Digital.- La afluencia media de visitantes a los centros comerciales españoles ha caído un 0,7% durante la pasada campaña de Navidad en relación con la de 2005, según pone de manifiesto el índice FootFall de afluencia a los centros comerciales. Esta cifra contrasta con la registrada durante todo el mes de diciembre, que aumentó un 3,6% respecto al año anterior.

La campaña de Navidad, que comprende las fechas transcurridas entre el 4 de diciembre de 2006 y el 7 de enero de 2007, ha tenido su incidencia negativa en la semana de la festividad de los Reyes Magos, causante de que el total de la afluencia haya sido menor que la del año pasado. Así, dicha semana registró un descenso en la afluencia, no sólo con respecto a la misma semana del año anterior, con una caída del 19,3%, sino también en términos intersemanales, con un descenso del 4,8%.

Frente a esa semana y según el mencionado Indice, la afluencia media a los centros comerciales españoles en la última semana del año se registró una notable subida del 2,8% con respecto a la misma semana de 2005.

También la semana previa a Navidad experimentó un fuerte incremento del consumo en cuanto a la afluencia media a centros comerciales españoles, tanto en términos interanuales ( 18,7%) como intersemanales ( 15,2%).

Los expertos de FootFall han señalado a la coincidencia de días festivos como uno de los causantes de incidencia negativa. Tanto el día 25, día de Navidad, el día 1, día de Año Nuevo, como el 6 de enero, día de Reyes, apenas contribuyeron al índice.

Por otro lado, de la evolución de la campaña de la pasada Navidad cabe deducir que las compras que tradicionalmente se concentraban en la semana de Reyes se adelantaron, lo que demuestra que, cada vez más, los españoles no dejan esta práctica para el último momento.

Junto a las citadas anteriormente, los observadores subrayan como factores influyentes del comportamiento del consumo en esta campaña de Navidad la llegada definitiva del frío, que ha contribuido a incrementar la presencia de los consumidores en los centros con el objeto de proveerse de prendas de abrigo, y, de paso, hacer las compras típicas de estas fechas.

Al mismo tiempo, tanto en España como en el resto de países europeos se ha advertido una mayor prudencia en el gasto por parte de los consumidores a medida que han ido avanzando las celebraciones de la Navidad. Una postura que bien podría estar suscitada por el creciente incremento de los tipos de interés.