AMDPress.- Carlos Criado Perez y Luis Gil, presidente ejecutivo y consejero delegado respectivamente de DinoSol (la nueva denominación de Ahold Supermercados, S.L. desde el 1 de marzo), han presentado esta mañana el plan de reestructuración de la compañía y las líneas maestras de su estrategia en los próximos meses, con las que esperan cerrar el ejercicio 2005 con un beneficio neto de 7 millones de euros. Los activos de Royal Ahold en España adquiridos el pasado año por Fondos Permira habían registrado unas pérdidas de 308 millones de euros en 2003 y de 102 millones en 2004.

Luis Gil señaló que uno de los puntos claves para recuperar los crecimientos de la compañía será la reestructuración de las tiendas, por lo cual durante los tres próximos años serán reformadas 379 centros, más del 65% del total del portfolio. Durante el período 2005-2007 se contemplan 62 aperturas (13 de ellas este año, con una inversión de 75 millones de euros) y casi 400 acciones de reforma y mejoras, si bien también se traspasarán o cerrarán de 60 a 70 locales, todos ellos durante este año. Otro de los puntos sensibles del plan de reestructuración, la reducción de plantilla, se ha cerrado, según indicaba Gil, con un acuerdo con los sindicatos por el cual se prescindirá de 880 empleos (700 en tiendas y 180 en oficinas) con un compromiso de opción alternativa de puesto de trabajo.

El consejero delegado de Supersol explicó que las aperturas se producirán principalmente en Madrid y Andalucía, mientras que, respecto a los traspasos y cierres, únicamente específicó que se concentrarán en la península y que responderán a criterios como la falta de rentabilidad de los centros, su ubicación en centros pequeños, que no se ajusten a la política comercial (surtido, etc.) de la compañía, que están muy afectados por la competencia o que sean sustituidos por otros mejores.

A esta reorganización de los centros se unirá una nueva estrategia comercial basada en precios competitivos, para lo cual se invertirán 18 millones de euros, y que se sustentará en la ampliación y potenciación de la marca propia, que mantendrá la denominación de Supersol, también en Canarias. Esta política competitiva tendrá su primer reflejo dentro de 15 días, ya que para el mes de abril se lanzará una fuerte campaña de bajada de precios con un destacado apoyo publicitario. Luis Gil señaló que pretenden “abaratar la cesta de la compra básica, ahí queremos ser los más competitivos”, si bien el peso de esta reducción de precios recaerá básicamente en alimentación elaborada y droguería y “en un 80% en marcas y en un 20% en MDD”. Durante la presentación, Gil anunció que acababan que acababan de cerrar un acuerdo de suministro con la central de compras IFA.

Los gestores de la sociedad no detallaron los costes de esta reestructuración, sobre todo en lo que se refiere a la reorganización del portfolio y en la reducción de plantilla, si bien señalaron que estas dos estrategias emprendidas, unidas a otras medidas de optimización de gastos, a la nueva política comercial de precios más competitivos y a la mejora de infraestructuras, permitirán que en 2005 las ventas aumenten un 3%. Gil destacó que este crecimiento es muy significativo si se tiene en cuenta que se conseguirá con menos tiendas, lo que supone incrementar la productividad por punto de venta, una de las obsesiones de la compañía.