AMDPress.- La asamblea regional de Madrid aprobó ayer, 20 de diciembre, una enmienda que exige una licencia a los establecimientos comerciales que superen los 750 metros cuadrados. Aunque el Gobierno regional pretendía inicialmente imponer una licencia que abarcara los centros con más de 350 metros cuadrados, finalmente ha rectificado y ha elevado ese mínimo a 750 metros.

Madrid se une, pues, a otras comunidades a la hora de exigir la denominada “segunda licencia” para abrir un centro comercial. La primera licencia corresponde a los ayuntamientos. Entre las autonomías que restringen la apertura de grandes superficies están el País Vasco, donde se exige licencia a partir de los 400 metros cuadrados; Cataluña, a partir de 800 metros cuadrados y Baleares, con más de 1.300 metros.