Aral Digital.- La cadena de distribución Mercadona ha cerrado su último ejercicio con una facturación neta de 12.984,9 millones de euros, cifra que representa un crecimiento del 15% respecto a los 11.286,2 millones de 2006.

Así, el bruto facturado en 2007 fue de 13.986 millones de euros, frente a los 12.158 millones del año anterior. Por su parte, el beneficio neto se elevó a 336 millones, que representa un 2,6% de su cifra de ventas. La inversión realizada en 2007 fue de 602 millones de euros, frente a los 565 millones de 2006.

Respecto al crecimiento a superficie constante, éste fue de un 6%. A cierre de dicho ejercicio, Mercadona contaba con un total de 1.137 tiendas, de las que 100 abrieron en 2007 y fueron cerradas 13, lo que supone 87 aperturas netas. Asimismo, se reformaron 60 establecimientos.

El conjunto de tiendas del grupo totaliza 1.500.000 metros cuadrados de superficie de ventas, representando un 12% del total de sala de ventas que existe actualmente en nuestro país. La marca de la distribución representa, hoy, para la cadena el 35-36% de sus ventas, y mientras en 2006 compraron en la cadena 3,5 millones de hogares españoles, en 2007 la cifra se elevó a 3,7 millones.

Respecto a las previsiones de la compañía para este año, espera alcanzar unas ventas de 15.500 millones de euros y un beneficio de 400 millones. Asimismo, prevé realizar 100 aperturas y cerrar 21 tiendas. Para este año, la previsión en inversión se eleva a 600 millones de euros y se crearán 1.500 nuevos empleos.

Dentro de los planes de la compañía para 2008-2009 se encuentra la modificación de todas sus charcuterías, eliminando el mostrador, con la creación de bandejeros, a cuyo lado se situará la sección de platos preparados, y del Rincón del Jamón. Para la acometida de esta reforma se prevé una inversión de 180 millones de euros.

Tras la apertura de la primera fase del nuevo bloque logístico en Ciempozuelos (Madrid) y de la finalización del de Ingenio (Gran Canaria), Mercadona tiene previsto abrir este año tres nuevos en Guadix (Granada), Villadangos (León) y Plaza (Zaragoza). Hoy, la compañía cuenta con ocho bloques logísticos. En los próximos diez años, tiene previsto reformar los bloques y automatizarlos como el de Ciempozuelos, lo que requerirá una inversión de 1.600 millones de euros.

Respecto a su plantilla, Mercadona cerró el año con 60.000 empleados, 3.000 más que en 2006, e invirtió 72 millones de euros en formación. El 67% de su plantilla son mujeres. Mientras la media de mujeres fértiles en España se sitúa en un 4%, en la empresa la media se eleva a un 9%. El año pasado, 1.300 trabajadoras fueron madres.

Como ha comentado Juan Roig, presidente de Mercadona, “las áreas de mejora de la compañía son el elevado índice de rotación de la plantilla que asciende a un 4,6% y de absentismo laboral que se sitúa en un 2,6%”.

Sobre el nivel de política retributiva, en 2007, Mercadona entregó una prima por objetivos a sus trabajadores de 160 millones de euros.

Asimismo, el pasado año se redujeron los plazos de pago y mientras en 2006, éstos se promediaban en 81 días, en 2007 se situaron en 69 días. “Tenemos muchas cosas que mejorar, pero en líneas generales estamos muy satisfechos con la evolución de la compañía”.

El presidente de Mercadona también ha hecho especial hincapié en eliminar la gestión de pescadería de los establecimientos, para lo que ya se están realizando pruebas en uno de Zaragoza y en tres de Cataluña. Sin embargo, “ello no se produciría, en todo caso, antes de 2011”.

Juan Roig, además, ha vuelto a reiterar su idea de salir al exterior antes de 2010 a través de la adquisición de una compañía que sería, en todo caso, en algún país europeo, nunca en Africa ni América Latina. “Es difícil encontrar una empresa que nos guste, que no sea pequeña ni demasiado grande”.

Sobre la situación que vive el mercado, ha subrayado “no estamos notando la crisis. Cuando hubo expansión no lo apreciamos y ahora, que dicen que hay crisis, tampoco se está dejando notar en alimentación”.