La cadena valenciana de supermercados Mercadona obtuvo una facturación bruta en 2000 de 559.753 millones de pesetas (aproximadamente unos 520.000 millones de pesetas de ventas netas), que representan un incremento del 24% con respecto a la facturación total de la sociedad alcanzada en 1999, y de un 11% a superficie constante de las mismas tiendas. A su vez, los beneficios netos fueron de 8.620 millones de pesetas ( 26%) y los brutos supusieron 12.505 millones de pesetas, con un aumento del 26%.