Angel de Jaime i Baró, presidente del Consejo Regulador de la Denominación de Origen Calificada Rioja presentó ayer las tres nuevas añadas que durante el año 2000 han alcanzado las categorías de Crianza (1997), Reserva (1996) y Gran Reserva, tras haber cumplido los tiempos mínimos de estancia en barricas de roble y maduración en botella que estipula el reglamento de esta denominación que este año cumple su 75 aniversario con la satisfacción de seguir liderando la producción vinícola española. Coincidiendo con la presentación de las nuevas añadas el Consejo Regulador ha dado a conocer el nuevo sistema de seguridad que ha incorporado a las contraetiquetas y precintos de los vinos de Rioja. Se trata de un dispositivo de seguridad (Rioja Trustseal) para garantizar la autenticidad fabricado con tecnología óptica difractiva y un diseño exclusivo que incorpora en una pequeña banda de aspecto metalizado elementos del logotipo y la palabra Rioja, lo que hace la etiqueta fácilmente identificable para el consumidor.