La cadena de supermercados Superdiplo, adquirida recientemente por el grupo holandés Royal Ahold, cerró los nueve primeros meses del año con unas ventas consolidadas de 159.045 millones de pesetas, lo que representa un 16% más que lo facturado en el mismo periodo del año anterior. Por su parte, el EBITDA experimentó un crecimiento del 21%, superior al registrado por las ventas, gracias, según fuentes de la compañía, "a las mejoras de productividad obtenidas y a la dilución de los gastos de central". El beneficio neto experimentó un crecimiento del 22%. Durante los nueve primeros meses del ejercicio, el Grupo Superdiplo ha abierto 27 nuevos establecimientos e incrementado la superficie de sala de ventas en aproximadamente 32.300 metros cuadrados.