El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación confirma la existencia de un nuevo brote de peste porcina clásica en Penelles (Lleida), después de que el Laboratorio de Sanidad Animal situado en Valdeolmos (Madrid) comunicará el resultado positivo de los análisis efectuados a los animales sospechosos.La Generalitat de Cataluña había iniciado el viernes pasado el sacrificio de 1.729 cerdos y ya había adoptado medidas preventivas ante la sospecha de la enfermedad.

La Generalitat ha anunciado que sacrificará de forma inmediata los 3.000 cerdos situados a 1.000 metros del nuevo foco.Hasta el momento en las comarcas de LLeida se han sacrificado por la peste porcina convencional más de 54.000 animales y las indemnizaciones que se deberán pagar los afectados superan los 1.100 millones de pesetas.