AMDPress.- Barcelona Tecnoalimentaria (BTA), feria del sector de la tecnología, maquinaria y equipamiento para la industria de alimentación y bebidas, cerró sus puertas ayer martes, 22 de febrero, tras cinco días en los que más de 1.400 empresas nacionales e internacionales han presentado sus últimas novedades en este campo. La organizadora del evento, Alimentaria Exhibitions, estima que se han superado los 50.000 visitantes profesionales previstos inicialmente, lo que supondría un aumento superior al 13% respecto a la anterior convocatoria.

La feria, de periodicidad trienal, ha tenido lugar en los 40.000 m2 del recinto Gran Vía (M2) de Fira de Barcelona. Como novedad de esta edición, se han añadido dos nuevos salones: Tecnoconserva (conservas) e Ingretecno (aditivos e ingredientes alimentarios). Ambos se unen a las cinco áreas monográficas tradicionales: Expofryc (sector del frío), Liqma (líquidos), Tecnicop (panadería, pastelería, chocolatería y afines), Tecnocárnica (sector cárnico) y Tecnoalimentaria (alimentación en general).

Paralelamente a la feria, y en las mismas instalaciones, ha tenido lugar la I Semana de la Seguridad Alimentaria, en la que han participado más de 500 asistentes internacionales. Trabajar en la seguridad para convertirla en confianza del consumidor y las alarmas sociales ante posibles situaciones de riesgo son algunos de los temas que se han tratado en este foro, organizado conjuntamente por BTA, el CeRTA y la Fundación Triptólemos, que ha contado con la participación de 45 ponentes y diez moderadores en diez conferencias distintas.

Por otro lado, entre las iniciativas complementarias a la feria han destacado las Jornadas Ingretecno y Expofryc, las demostraciones y clases presenciales de “Tecnicop en vivo” y un espacio de I D i denominado FITEC, en el que distintas entidades investigadoras presentaron sus líneas de actuación y proyectos a través de puntos de información y talleres formativos.