AMDPress.- Coca-Cola ha llegado a un acuerdo con Burger King por el cual el grupo de refrescos ha ofrecido 21,1 millones de dólares como compensación por el daño causado por su manipulación sobre una encuesta de márketing que trataba sobre la popularidad del nuevo refresco, Frozen Coke, elaborada por la compañía de refrescos en los puntos de venta de Burger King.

Coca-Cola pagaría 1.000 dólares a todos los restaurantes que ya en 2000 tuvieran una máquina expendedora del refresco, así como los costes de cualquiera de las reparaciones que se hayan realizado en los tres últimos años, incluidas todas las pérdidas ocasionadas por las averías del equipamiento. La compañía de comida rápida había denunciado que muchas de las expendedoras eran defectuosas.

El acuerdo incluye, así mismo, 6,4 millones de dólares con los que Burger King realizaría una campaña de publicidad.

Para lo anterior se lleve a efecto, tienen que aprobar los términos del acuerdo al menos el 80% de las franquicias de Burger King.