AMDPress.- El Servicio de Defensa de la Competencia ha admitido a trámite la denuncia presentada por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) contra Koipe por conductas restrictivas de la competencia basadas en la fijación vertical unilateral del precio de venta al público de dos de sus productos. Según OCU, la compañía del Grupo SOS estaría estableciendo los precios mínimos de “Carbonell 0,4º” y “Koipesol” en 2,69 euros y 1,19 euros, respectivamente.

La organización aporta varios muestreos en establecimientos como prueba de la fijación de precios, operación que reduce la competencia intramarca entre diferentes tiendas, dañando los derechos del consumidor. Según la legislación vigente, esta medida sólo se puede llevar a cabo en ciertos supuestos y siempre con la autorización del Servicio de Defensa de la Competencia, que, según OCU, ni siquiera ha recibido la petición de autorización por parte de Koipe.