AMDPress.- La revista Molecular Pharmacology ha publicado recientemente las conclusiones del estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad de las Islas Baleares (UIB) y del CSIC, que ha permitido a este equipo descubrir el mecanismo gracias al cual el ácido oleico protege frente al cáncer y la hipertensión arterial.

El oleico es un tipo de grasa monoinsaturada, que ha demostrado científicamente ejercer una acción beneficiosa en la prevención de enfermedades cardiovasculares descendiendo los niveles de colesterol, ya que aumenta el llamado "colesterol bueno”.

Una vez ratificado el beneficio del oleico por numerosos estudios anteriores, el grupo de Biomedicina Molecular y Celular de la Universidad de las Islas Baleares (UIB), dirigido por Pablo Escribá ha descubierto cuál es el origen de estos efectos. Ahora se sabe que el oleico se inserta en la membrana celular y regula la señalización (el cauce por el que se transmite información biológica) mediada por receptores acoplados a proteínas G (receptoras de esa información). Estas señales controlan la presión arterial y la multiplicación celular, por lo que tienen un efecto beneficioso a nivel cardiovascular, reducen la presión arterial y protegen frente al cáncer.

El ácido oleico está presente en aceites vegetales. Así, el aceite de oliva tiene una concentración de ácido oleico del 80%, el aceite de girasol está compuesto por un 35% de oleico, y el de soja por un 25%. Asimismo, el aceite de girasol alto oleico cuenta con una proporción de ácido oleico mucho más elevada, en torno al 83%.