ARAL Digital.- El consumo de pescado ahumado aumenta en España durante los tres meses de verano (junio, julio y agosto) casi un 10% respeto los meses anteriores y representa el 23,7% del total anual, según datos de Symphony IRI Group. Estos datos demuestran que, a pesar de que el sector de los ahumados en el mercado español es aún bastante desconocido por los consumidores, su consumo aumenta año tras año, situando España en el sexto país de Europa en el que más salmón ahumado se consume. En este sentido, según datos de Symphony IRI Group, en 2011 se consumieron un total de 6.238.235 kilos de pescado ahumado, un 7 % más que el año anterior, de los que el 51.2% (3.199.718 kilos) se corresponde a los tres meses de verano (1.481.085 kilos) y a Navidad (1.718.633 kilos). Entre los productos más consumidos del sector español de los ahumados, el salmón destaca por encima de todos con una cuota de mercado del 90%, lo que le sitúa como el producto estrella de esta categoría.

Joan Ignasi Montfort, director general de Copesco-Sefrisa, empresa especializada en la producción y comercialización de salmón y bacalao bajo la marca Royal, afirma “el aumento del consumo de salmón en España en los últimos años se debe en gran parte al esfuerzo realizado por fabricantes y distribuidores a la hora de ofrecer una extensa gama de productos, adaptados a la mayoría de las necesidades del consumidor, tanto en precio como en calidad, y al atractivo propio del producto. Además, hay que sumarle el hecho que el salmón ahumado sea un bocado de lo más sano y delicioso”. Una de las principales características del salmón es que está muy asociado con las estaciones, sobre todo con los periodos festivos, especialmente con la Navidad. Sin embargo, gracias a las propiedades nutricionales y beneficios que el salmón aporta al organismo, y a las múltiples posibilidades que ofrece a la hora de cocinar, éste se ha convertido en un alimento muy popular entre los consumidores durante todo el año y, en particular, durante la época de verano.

El salmón es una fuente muy importante de ácido graso Omega-3, el cual disminuye el colesterol, reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares, evita problemas de coagulación y controla el estado de ánimo de las personas. Además, el salmón hidrata la piel, le aporta luminosidad y reduce las arrugas, motivo por el cual cada vez se consume más en verano. Igualmente, este pescado es también un alimento muy versátil y que puede adquirirse tanto fresco, congelado, enlatado o ahumado, y preparase de formas muy distintas, tanto en platos calientes como en fríos.