El Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto que modifica la normativa vigente sobre calidad de la miel en lo relativo a su etiquetado para garantizar una información más detallada sobre el origen del producto.

Para ello se establece que cuando una miel se haya elaborado a partir de mieles de distinta procedencia, se deberán indicar en el etiquetado el listado de los países de origen donde se haya recolectado. Asimismo, cuando la miel proceda de un único país, también será obligatorio indicarlo en la etiqueta, por lo que la miel 100% española se podrá identificar claramente.

Además, para garantizar el cumplimiento de esta nueva exigencia y su comprobación por las autoridades competentes, se exige también a los operadores que recojan, dentro de su sistema de autocontrol, las evidencias necesarias para demostrar los orígenes de las mieles empleadas en las mezclas.

El objetivo de esta nueva norma es conseguir una mayor transparencia en la información, de tal forma que el consumidor tenga un conocimiento más completo sobre el origen de la miel, lo que le permitirá ejercer una opción de compra con más fundamento. A su vez, los apicultores españoles podrán competir en el mercado con la miel que proviene del exterior en mejores condiciones, al tiempo que se da también respuesta a las peticiones recibidas para establecer mayores exigencias en la indicación del origen de la miel.