AMDPress.-Interbrew ha informado de un descenso en sus ventas y beneficios en los nueve primeros meses del año debido a la desinversión y al cancelamiento de su deuda, pero supera las expectativas en cuanto a operaciones básicas. El crecimiento orgánico de la cervecera belga y su cuota de mercado en algunos mercados clave han aumentado, y la dirección considera que 2002 debe ser un año de transición después de una serie de adquisiciones y de la venta de la cervecera británica Carling.

El grupo anuncia una caída del 3% en sus ventas netas, de 5.300 millones de euros, en los nueve primeros meses del año, frente a los 5.200 millones del mismo periodo del año anterior. El EBITDA se ha reducido en un 8,5%, hasta los 1.062 millones de euros. Estos resultados se han visto afectados por la venta de Carling en febrero, cuyas ventas y beneficios se incluían en los resultados de 2001. En 2002 también hay que considerar los 61 millones de euros en gastos de reestructuración.