AMDPress.-El nuevo propietario Koipe, Sos Cuétara está realizando un rápido proceso de ajuste y reestructuración de la firma aceitera. Tanto es así que se ha visto obligado a realizar una provisión de 21,7 millones de euros con cargo a los resultados del pasado ejercicio para financiar parte del plan de recorte de los costes operativos en los que está inmersa la compañía, lo que le ha costado entrar en pérdidas, según ha explicado la firma que preside Jesús I.Salazar en un comunicado remitido a la CNMV. En concreto, los número rojos de la sociedad aceitera han ascendido a un total de 2,8 millones de euros, frente al resultado neto consolidado de 12,83 millones de euros con los que cerró el ejercicio 2000.

Aunque el grupo no ha detallado el reparto de la provisión, si que asegura que una parte sustancial de dicha dotación corresponde a las indemnizaciones y blindajes que ha tenido que liquidar al anterior equipo directivo de Koipe, que en su práctica totalidad ha abandonado la empresa. El resto se ha destinado a cubrir los gastos generados por la integración de los sistemas informáticos y de gestión de ambas compañías y a la reestructuración de plantilla.

En cuanto a las ventas, a pesar del crecimiento registrado en volumen, la cifra de negocios ha sufrido una caída de en torno al 1%, debido, según la compañía, “al traslado a los clientes de los descensos de los precios en origen del aceite de oliva”, cerrándose el ejercicio con unos ingresos de 476,5 millones de euros, frente a los 480,5 millones de 2000. El resultado bruto de explotación también ha sufrido un retroceso de más del 10%, hasta situarse en 31 millones de euros; mientras que el beneficio neto de explotación ha caído un 15%, situándose en 16 millones de euros.