La industria española del dulce continúa su consolidación como sector económico, situándose en sexta posición dentro de la industria de alimentación y bebidas. Así se observa en el Informe Anual 2017 de la Asociación Española del Dulce (Produlce), que recoge los principales datos del sector a ejercicio cerrado, así como de las categorías de Caramelos y Chicles; Chocolate y Derivados del Cacao; Galletas; Pastelería, Bollería y Panificación; y Turrones y Mazapanes. En 2017 destaca la buena acogida por parte del consumidor nacional de productos de mayor valor añadido y el espectacular comportamiento de las exportaciones.

La presidenta de Produlce, Olga Martínez, ha indicado que, a pesar del estancamiento demográfico que vive España, la producción derivada al mercado nacional alcanza ya las 880.000 Tm y crece un 0,7% respecto a 2016.  En valor, este crecimiento se duplica ( 1,4%) hasta los 3.545 millones de euros. Por otro lado, el consumo per cápita se mantiene y alcanza los 24,34 Kg/persona/año en el total de categorías.

La producción derivada al mercado nacional alcanza ya las 880.000 Tm y crece un 0,7% respecto a 2016

En 2017, según el Informe Anual Produlce 2017 la exportación muestra crecimientos del 7,4% en volumen y 5,4% en valor, lo que permite al sector superar por primera vez el medio millón de toneladas exportadas y alcanzar una facturación de 1.301 millones de euros. El sector destina, así, casi el 37% de su producción al exterior. El ligero descenso en la penetración de importaciones sitúa al dulce a la cabeza de sectores con mejor balanza comercial, duplicando las exportaciones a las importaciones.

En cuanto a los mercados exteriores, en 2017 sorprende el espectacular avance de EE.UU., ofreciendo el mayor crecimiento en términos absolutos y un crecimiento del 28,3% respecto a 2016. Reino Unido, a pesar de la incertidumbre generada por el Brexit, también muestra un importante avance ( 12% hasta las 52.083 Tm). También destaca Italia ( 14,6% hasta 33.487 Tm), Países Bajos ( 34.4% hasta 10.895 Tm), Polonia ( 54.4% hasta 7.101 Tm) y Suecia ( 167% hasta 4.232 Tm).

La industria española del dulce confirma su perfil innovador, con 1.850 innovaciones, un 6% más respecto a 2016

Fuera de la Unión Europea se observa el impacto que está teniendo la imposición de barreras técnicas y comerciales en ciertos países. Las exportaciones a Argelia caen casi un 20% y en China superan el 30%. Sin embargo, es precisamente en este contexto donde comprobamos el carácter internacional del sector y su capacidad de reacción, pues estos impactos se ven contrarrestados por el aumento de exportaciones a países como Marruecos ( 211%), Mauritania ( 26%), Australia ( 21%), Jordania ( 21%) y Cuba, además de la consolidación de otros con mayor peso como Israel ( 4,5%) y Canadá ( 12,3%). En conjunto las ganancias en estos mercados ascienden a 10.066 Tm extras vendidas en 2017 respecto a 2016.

Sólo en 2017 vieron la luz 1.850 innovaciones, un 6% más respecto a 2016, creciendo especialmente el porcentaje de innovaciones radicales ( 15%), las reformulaciones ( 14%) y las extensiones de marca ( 14%). Según ha indicado Olga Martínez, "estas cifras demuestran que podemos estar orgullosos de nuestra labor, convencidos de todo lo que la industria nacional del dulce puede aportar a la economía y la sociedad españolas. Hemos conseguido mantener la tendencia de crecimiento de los últimos años, lo que nos consolida en una destacada posición en el conjunto de la industria de alimentación y bebidas".

El sector emplea a más de 24.000 personas de forma directa. Además, la relativa dispersión geográfica de sus empresas lo convierte en motor de desarrollo rural y en potente generador de empleo indirecto.