En este escenario de crisis provocada por la Covid-19, Mariscos Ogrove prepara un ambicioso cierre de año donde espera triplicar las ventas con respecto a las registradas en 2019. Además, el aumento de las ventas online ha hecho aumentar la cartera de distribuidores físicos – restaurantes, así como abrir nuevos canales de captación, incluyendo afiliación

.“El consumidor se ha dado cuenta de que incluso los productos perecederos que requieren transporte en frío pueden llegar al hogar en las mejores condiciones y a un precio razonable”, explica Pablo Mourelos, fundador de Mariscos Ogrove, que añade que: “El tándem ‘calidad extraordinaria, precio razonable y comodidad’ es imbatible”.

Esta empresa familiar, que decidió apostar por el ecommerce hace cuatro años, ve ahora recompensada esa iniciativa. “Cuando empezamos muchos nos decían que si estábamos locos, pero nosotros teníamos confianza y sabíamos que la venta de marisco online iba a despegar. Es muy cómodo para el cliente y a nosotros nos permite cuidar cada detalle. No hay intermediarios. Del mar, al cliente”, afirma Mourelos.

“Todas las opciones están abiertas. El cliente ha descubierto un nuevo potencial y nosotros le acompañamos en ese proceso”, destaca el fundador de Mariscos Ogrove.