Migueláñez ha adquirido recientemente la marca Gominolas, propiedad hasta el momento de Pastor y Canals. Desde este momento, en los productos de Migueláñez comenzará a utilizarse el término gominolas, muy vinculado al sector del dulce.

"Aunque mucha gente habla de Gominolas cuando se refiere a caramelos, golosinas o chucherías, lo cierto es que se trata de una marca. Por tanto, poder utilizar la enseña Gominolas es para nosotros algo muy importante por el lugar que ocupa en el imaginario colectivo. Además, estamos seguros de que potenciará de manera exponencial el posicionamiento de nuestro producto en el mercado y el acercamiento al consumidor", ha destacado Mario Migueláñez, director general de Migueláñez.

La marca Gominolas ha perdurado durante décadas y tiene una curiosa historia detrás. A principios de los años 60 se lanzaron al mercado unos originales caramelos de goma con sabor a menta que estaban indicados en el tratamiento contra la tos. Fueron bautizados por su creador como Gominolas. Su venta estaba limitada exclusivamente al sector farmacéutico, pero su éxito fue tan espectacular que poco a poco fueron creándose nuevas gamas de productos aglutinadas bajo la misma marca.