Los agentes implicados en la implantación de la Formación Profesional Dual coinciden en la necesidad de impulsarla en España, dado que resulta muy beneficiosa tanto para alumnos y empresas, como para la administración. Esta es una de las conclusiones de la mesa redonda La formación dual en España. Retos y oportunidades para los jóvenes y las empresas, organizada por Nestlé. Al término de la misma se ha formalizado la adhesión de diez empresas proveedoras de Nestlé en España a la iniciativa Alliance for Youth, impulsada por la compañía a nivel europeo, cuyo objetivo es crear más de 100.000 oportunidades de empleo entre los jóvenes menores de 30 años.

Laurent Dereux, director general de Nestlé en España, ha abierto la sesión manifestando que su objetivo es "contribuir a la reflexión sobre cómo acelerar la implantación de la FP Dual en España y agradecer públicamente a nuestros proveedores su apoyo para hacer de la iniciativa Alliance for Youth un ejemplo de compromiso social por parte de las empresas". Dereux destacó también "la necesidad de convertir la FP dual en una herramienta de dinamización del empleo juvenil".

Guillem Salvans, senior project manager de la Fundación Bertelsmann, ha repasado las 20 claves que aseguran la calidad de un proyecto de FP Dual, resaltando que el elemento clave es la implicación de la empresa. Según datos de Salvans, en España se estima que están en torno al 5% los alumnos de FP que realizan un itinerario dual. La eurodiputada Verónica Lope ha analizado la situación del empleo juvenil en la UE y las medidas que se están llevando a cabo para luchar contra el elevado desempleo de ese segmento de población.

Luis M. García Rodríguez, director de RRRH de Nestlé, ha defendido la implantación de la FP Dual porque beneficia a los alumnos, que complementan su formación con una valiosa experiencia profesional y son remunerados; a las empresas, que pueden contar con empleados que les aportan entusiasmo y habilidades que pueden modular de acuerdo con sus necesidades y a la administración, que ve en ella un instrumento para reducir el desempleo juvenil. Además, García Rodríguez ha resaltado el valor del modelo desde un punto de vista humano, puesto que la interrelación entre los jóvenes y los tutores que les guían durante su estancia en la empresa es fuente de satisfacción para unos y otros.