AMDPress.- El grupo Osborne cerró 2003 con una facturación de 457 millones de euros, lo que supone un incremento del 11% respecto a los registros del ejercicio precedente, si bien su beneficio neto se redujo en un 50% y se quedó en 14,5 millones.

El descenso del beneficio se ha producido por los costes de financiación de las inversiones emprendidas por el grupo en el último año para hacerse con Solán de Cabras y con la mexicana Tequila Herradura. Esta última empresa ha tenido también otras consecuencias en el descenso del beneficio, ya que en 2002 aportó buena parte de los resultados de Osborne mediante un importe atípico, y ya durante el ejercicio de 2003 Osborne se vió obligada a una provisión extra de Tequila Herradura para hacer frente a la depreciación del dólar frente al aero.

En cuanto a las divisiones de negocio, las bebidas alcohólicas (vinos, brandies y anís El Mono) representaron el 40% de las ventas de todo el grupo, si bien se incrementó la participación del resto los negocios de alimentación y de bebidas no alcohólicas, con un ascenso de la facturación de las marcas Solán de Cabras (aguas minerales) y de Sánchez Romero Carvajal (derivados ibéricos).