González Byass, en el ejercicio fiscal cerrado en agosto de 2012, ha logrado incrementar su facturación neta un 21% hasta los 193,3 millones de euros, frente a los 159,4 de 2011 (en ambas cifras no se incluyen los impuestos, que se elevan a 40 millones). Este repunte se debe, principalmente, al alza que han experimentado los ingresos en Asia y América. Las ventas en el exterior han superado el 60% de su facturación neta frente al 53% del año anterior. Así, por primera vez, las ventas fuera de Europa, con 84,1 millones, superan a las registradas en Europa sin España, con 32 millones, y a las de España, con 76,9 millones (que sigue siendo el principal mercado individual). El buen comportamiento de los productos de González Byass en el exterior y la consolidación de su mercado nacional, le ha reportado un resultado de explotación de 12,9 millones de euros, sólo un 9% inferior al obtenido en el ejercicio pasado, a pesar del tremendo aumento de algunas de las materias primas, que han subido por encima del 50% respeto al 2011. Se ha conseguido un ebitda de 20,3 millones, únicamente un 6% por debajo del año anterior. Los gastos financieros han sido ligeramente superiores, con lo que el beneficio neto ha sido de 7,2 millones. Destaca la mejora sustancial del ratio deuda/ebitda experimentado por la empresa en los últimos años, que ha pasado de 6,2 a 2,9. La compañía ha sido capaz de reducir su deuda neta en más de 23 millones en los dos últimos ejercicios fiscales, a pesar del crecimiento de ventas en un 71% experimentado en dicho período.