Mahou San Miguel logró cerrar 2020 sin pérdidas, obteniendo un beneficio neto de 2,3 millones de euros, lo que supone una caída del 98% respecto al ejercicio anterior. Este resultado, muy alejado de los registrados en años previos, ha sido consecuencia del impacto de la situación sanitaria provocada por el Covid-19 y las medidas implantadas para contribuir a paliarla, como los cierres y las restricciones en los establecimientos hosteleros, tal como ha explicado durante una rueda de prensa virtual Alberto Rodríguez-Toquero, director general de Mahou San Miguel

En 2020, la cifra de negocio de la compañía cayó un 10,5%, hasta los 1.252,8 millones de euros, mientras que su EBITDA se redujo casi a la mitad respecto al ejercicio anterior, situándose en los 166,3 millones de euros. Por otro lado, sus ventas globales disminuyeron un 8,2% hasta los 17,7 millones de hectólitros, de los que 13,5 correspondieron a cerveza y 4,2 a agua mineral, de sabores y funcionales. Un retroceso mucho más acusado en el canal de hostelería donde, en el conjunto del año, cayeron un 36,4% frente a 2019, lo que en ningún caso compensó el buen desempeño en el canal de alimentación (+10%).

Alberto Rodríguez-Toquero: “En un año complicado para todos, hemos optado por renunciar a un mayor beneficio para cumplir con nuestro rol como parte activa de la recuperación económica de este país”

Rodríguez-Toquero ha destacado en su intervención el importante esfuerzo inversor realizado por la cervecera española para apoyar al canal hostelería. En concreto, las ayudas brindadas por Mahou San Miguel al sector hostelero ascendieron a más de 200 millones de euros en 2020, incluyendo todo tipo de medidas para reactivar sus negocios.

“Gracias a nuestra solidez y prudencia financiera, hemos logrado cerrar 2020 por encima de las previsiones que realizamos con la llegada de la pandemia, manteniendo intacto nuestro compromiso con nuestros profesionales, clientes y distribuidores y con la sostenibilidad futura de nuestro negocio”, ha señalado Rodríguez-Toquero. “En un año complicado para todos, hemos optado por renunciar a un mayor beneficio para cumplir con nuestro rol como parte activa de la recuperación económica de este país”, ha explicado el director general de Mahou San Miguel.

En un ejercicio marcado por el impacto del Covid-19 en su negocio la compañía cerró el año con 3.887 profesionales, un 10,1% más que en 2019, repartidos en sus centros de producción, manantiales y plantas de envasado de agua, su sede corporativa, sus delegaciones comerciales ubicadas en 11 Comunidades Autónomas de nuestro país y sus oficinas internacionales. Asimismo, invirtió más de 1,27 millones de euros en la formación de su equipo, especialmente en digitalización, promoviendo la evolución de sus competencias en este ámbito con más de 27.000 horas destinadas a este fin. 

En un contexto lleno de nuevos retos, la compañía reforzó también su compromiso con la Sostenibilidad y destinó más de 14 millones de euros a seguir impulsando la protección del medio ambiente y su contribución a la sociedad. En este sentido, fue clave el esfuerzo adicional realizado por la Fundación Mahou San Miguel para apoyar a los colectivos más impactados por la situación de la pandemia y para crear oportunidades de empleo entre los jóvenes en riesgo de exclusión social.

La hostelería fue un pilar fundamental del compromiso de la cervecera en 2020 al que redirigió gran parte de las inversiones previstas para ese año, que se repartieron en las diferentes ayudas incluidas en su Plan Global de Apoyo a la Hostelería. Entre ellas, destaca la aportación extraordinaria de producto que realizó a sus clientes que, tras casi tres meses de cierre durante el confinamiento, supuso para ellos una facturación estimada de más de 75 millones de euros; el acondicionamiento de terrazas de más de 65.000 establecimientos de toda España, con una inversión de 20 millones de euros; el desarrollo de medidas de higienización; acciones para promover el tráfico a los establecimientos o ayuda financiera a distribuidores y clientes. Esta hoja de ruta, que incluyó más medidas como el asesoramiento a los hosteleros, especialmente en el ámbito digital, contribuyó activamente a paliar el impacto de esta crisis y ayudó a la reapertura y continuidad de bares y restaurantes, a proteger el empleo y a preservar nuestro estilo de vida, tan ligado a la socialización, de forma segura.

Por otro lado, Mahou San Miguel unió, por primera vez en su historia, a sus cuatro marcas icónicas -Mahou, San Miguel, Alhambra y Solán de Cabras- en una única campaña, “Somos Familia”, mostrando su compromiso con este sector, visibilizando a aquellos que hacen posible que los consumidores disfruten de sus productos y promoviendo la socialización responsable.

Inversión en el negocio y el mercado

En 2020, la empresa siguió invirtiendo en su negocio y en el mercado, contribuyendo a la reactivación económica. Así, lanzó nuevos productos -Solán de Cabras con gas, Magna Roja 0,0, Yakima Valley de San Miguel, Alhambra Reserva Esencia Citra IPA, La Salve Carola, La Salve Lucía Yarza y Moose de Nómada-, y entró en nuevas categorías como la “cider” con La Prohibida o la “hard seltzer” a través de la marca Glowy, que ha sido pionera en España dentro de este segmento. El reconocimiento a la calidad y sabor de sus marcas, le llevó a cerrar 2020 como la compañía española más premiada en certámenes cerveceros de todo el mundo. 

Mahou San Miguel también avanzó en su estrategia de internacionalización convirtiéndose en socia mayoritaria de la craft norteamericana Founders Brewing e impulsando así su negocio en Estados Unidos. Fuera de España, la cervecera también desarrolló un plan de apoyo a la Hostelería en 15 países, entre ellos Portugal, Noruega, Holanda, Suiza, Italia o Japón.

Además, el director general de Mahou San Miguel, ha hecho un balance muy positivo de la tienda on line de la compañía, Solana, que ha multiplicado por nueve su objetivo a nivel de pedidos y situándose muy por encima de las cifras previas a la pandemia, con crecimientos del 60%-70%.

"2021, un año de transición y oportunidad"

Mahou San Miguel ha redefinido sus líneas estratégicas, asumiendo 2021 como un año de transición en el que continuará fortaleciendo su posición en España y en mercados clave, así como su capacidad de respuesta a sus distribuidores, clientes y consumidores.

“2021 será un ejercicio retador, pero también lleno de oportunidades. Hoy, nos toca seguir avanzando en nuestra estrategia de transformación al tiempo que respondemos con agilidad y flexibilidad a la realidad que nos ha tocado vivir, llena de desafíos que nos hacen superarnos cada día”, según ha asegurado Rodríguez-Toquero: “Estoy convencido de que, con todo ese aprendizaje y esfuerzo, conseguiremos llevar a Mahou San Miguel a su mejor versión”.

La compañía ha afrontado un primer trimestre marcado por el impacto de la negativa evolución de la pandemia que, de nuevo, ha afectado especialmente a la hostelería con el cierre de establecimientos en numerosos puntos de la geografía nacional, y por la desfavorable climatología de los dos primeros meses del añoDe enero a marzo, sus ventas en España han registrado una caída del 8,9% respecto al mismo periodo del año anterior, con un descenso del 31,7% en el caso de la hostelería que, una vez más, no se compensa con el incremento del 8,6% experimentado en el canal de alimentación. En este contexto, Mahou San Miguel continuará volcada en su apoyo al sector hostelero.

Actualmente, la empresa se encuentra inmersa en la definición de su nuevo Plan de Sostenibilidad a 10 años, “Vamos 2030”, a través del que seguirá invirtiendo para impulsar "el progreso de las comunidades en las que está presente, cuidando de las personas y el planeta y promoviendo un estilo de vida más saludable y feliz".