ARAL Digital.- La incertidumbre en el panorama político y económico del país ha llevado a que los españoles afronten 2012 con reservas, pero mucho menos inquietos que los otros 10 países europeos analizados por el informe GfK Clima de Confianza del Consumidor Europeo 2011, el indicador que recoge las expectativas económicas. España, con -4 puntos, solo es superada por Alemania (-1 punto). Ambos países se mantienen a cierta distancia del resto, que se muestran mucho más pesimistas ante la situación de sus economías (Italia -39; Reino Unido -42; Francia -52; Portugal -55).

Las cifras de desempleo en España, que se prevé empeoren durante este año, no han atemorizado a los consumidores, que después de 3 años de crisis parecen haberla aceptado, destaca el informe. En este sentido, los españoles son conscientes de las dimensiones de la situación, pero no se muestran tan inquietos como en 2008. En el resto de Europa, sin embargo, los valores de confianza son hoy tan negativos como los que se registraban en España al comienzo de la crisis. Reino Unido, Francia e Italia, que sí registraron una remontada en la confianza sobre la fortaleza de sus economías durante 2009 y 2010, han visto sus expectativas significativamente golpeadas debido a los acontecimientos de los últimos meses de 2011.

Según refleja el informe GfK Clima de Confianza del Consumidor Europeo 2011, la previsión de ingresos de los españoles pasó de los -17 puntos en octubre a los -8,6 puntos en diciembre. Estos datos responden a un periodo de confianza que se ha iniciado en España a la espera de que lleguen las nuevas medidas del Gobierno. Cautela que, sin embargo, se traduce en una previsión de reducción del consumo. Así, la contracción del indicador refleja una menor intención de gasto, que ya alcanza los -14 puntos. Esta cifra desvela que los consumidores se mostrarán moderados durante los próximos meses ante la incertidumbre que existe en torno a la economía.

El comportamiento de otros países europeos en relación con estos parámetros evoluciona de forma similar. Aún así, sus perspectivas son más negativas, aunque con diferencias. Países como Italia o Grecia, donde los acontecimientos recientes hacen el futuro todavía más incierto, mantienen el indicador de gasto en -27 y -26 puntos respectivamente. Llama la atención, sin embargo, que economías algo más estabilizadas como son la británica y la francesa, se muestren más proclives al ahorro que todas las anteriores, alcanzando su indicador -54 y -30 puntos respectivamente. Alemania por su parte, se encuentra muy alejado del resto de economías, reflejando una disposición positiva a la compra de 27 puntos.