Aerce, Asociación Española de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos, ha creado una hoja de ruta para que las empresas puedan aplicar pautas de responsabilidad social a toda su red de proveedores. En mercados globalizados donde las compañías cada vez externalizan más actividades, trabajar con proveedores que no respeten cuestiones medioambientales, éticas y sociales puede suponer un gran riesgo para la competitividad de las organizaciones.

Así se pone de manifiesto en la segunda edición de la Guía Técnica para la Compra Sostenible que acaba de publicar Aerce. Esta nueva entrega amplía y actualiza el alcance y contenidos de la primera (lanzada en 2008) e incorpora referencias a la nueva legislación aparecida en los últimos 4 años para que las empresas extiendan a toda su cadena de suministro pautas de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). En esta guía, la Asociación ha volcado su profundo conocimiento de la función de Compras para crear un instrumento útil de información y recomendaciones para la incorporación de la sostenibilidad y la RSC a esta área. En su apuesta por el impulso de la RSC en toda la cadena de suministro, Aerce participa en diversas iniciativas relacionadas con la gestión sostenible y responsable de las compras en diversos foros, y está adherida, entre otras organizaciones, al Pacto Mundial de las Naciones Unidas.

El área de Compras puede impulsar una corriente transformadora de los hábitos de RSC en el tejido empresarial, si impone condiciones favorables para la contratación a los proveedores que cumplan estos principios empresariales. La empresa que pida a su proveedor una serie de requisitos mínimos en temas de sostenibilidad, impulsa un efecto multiplicador en la cadena de suministro y distribución de ambas organizaciones. La Guía ayudará a los compradores a establecer parámetros para medir el impacto de sus compras, fomentar la transparencia, buen gobierno, control ético de la cadena de proveedores…