En 2019, las ventas de productos de proximidad en Caprabo se incrementaron un 6,5%, una cifra que es un 20% superior a la prevista por la compañía para ese ejercicio. Las ventas de pequeños productores y cooperativas agrícolas superaron, en su conjunto, los 31,3 millones de euros el último ejercicio.

Destacan los productos frescos y, de manera especial, la fruta con un aumento de ventas del 20%. Un dato impulsado por la venta de la fruta de semilla como la pera de Lleida con sello Denominación de Origen Protegida (DOP) y la manzana de Girona con sello Identificación de Origen Protegida (IGP). En la misma línea, se sitúa el incremento de la clementina IGP de Terres de l´Ebre, Tarragona.

Programa de Proximidad por Comarcas 

El compromiso de Caprabo con los alimentos de proximidad no es nuevo. La marca cuenta con un Programa de Proximidad por Comarcas a través del cual ha dado entrada en sus supermercados, desde 2014, a más de 300 pequeños productores y cooperativas agrarias, y a más de 2.600 productos en sus tiendas. Este año, dando respuesta a la problemática del sector agroalimentario que se ha quedado sin sus canales de distribución habituales como consecuencia de la crisis sanitaria de la Covid-19, cerca de un centenar de pequeños productores y cooperativas se han sumado desde el pasado mes de abril al programa, que trabaja con cada comarca de acuerdo a la riqueza de su producción agroalimentaria.