Las reacciones ante el repentino fallecimiento este domingo 14 de septiembre de Isidoro Álvarez, presidente del Grupo El Corte Inglés, a la edad de 79 años, no se han hecho esperar. Distintas personalidades del mundo económico, político y social español han expresado sus condolencias a los familiares, allegados y a la gran familia de El Corte Inglés, destacando de manera unánime la figura humana y trayectoria profesional del hasta ahora presidente del grupo de distribución.

Álvarez, aquejado de una dolencia respiratoria, estaba ingresado desde hacia unos días en un hospital madrileño, donde ha fallecido. Su último acto público fue durante la junta de accionistas de la empresa el pasado 31 de agosto. La capilla ardiente se ha instalado en la Fundación Ramón Areces, en la calle Vitruvio número 5. 

Suma de condolencias de la distribución 

La presidenta de Dia, Ana María Llopis, ha sido una de las primeras en comunicar su más sentido pésame por el fallecimiento del presidente de El Corte Inglés, indicando que "en nombre de la dirección y de todos quienes componen el grupo Dia" transmite su solidaridad con la familia y los empleados del grupo El Corte Inglés. "Isidoro Álvarez será recordado como un referente en el ámbito empresarial por su capacidad para emprender, su entrega al trabajo y a su país", ha señalado LLopis. 

Desde Carrefour, entre tanto, se han sumado a las condolencias señalando que "Carrefour lamenta profundamente la pérdida del máximo referente del comercio. La compañía siente por su figura un gran respeto y admiración. Por su capacidad de trabajo siempre será un ejemplo a seguir en el sector de la distribución española".

Por su parte, la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución, Anged, y sus distintas empresas asociadas, también han mostrado su sentimiento por este fallecimiento, destacando a Isidoro Álvarez como "referente indiscutible del sector del comercio en España", así como "su más profundo reconocimiento al extraordinario trabajo desarrollado por Isidoro Álvarez en la modernización y transformación de la distribución española y su enorme aportación a la generación de riqueza, empleo y al desarrollo de las ciudades españolas".

Asimismo, Anged ha agradecido a Álvarez "su siempre decidido espíritu de apoyo y colaboración con el progreso asociativo del sector y de los diferentes ámbitos de la cultura, la empresa, la economía, la educación y la investigación en España". "Su reseñable liderazgo e infatigable capacidad de trabajo al frente de El Corte Inglés dejarán un recuerdo imborrable para la sociedad española", ha indicado la asociación.

Igualmente, desde Aecoc, la Asociación de Empresas del Gran Consumo, han manifestado su profundo pesar por el repentino fallecimiento del presidente de El Corte Inglés explicando que "deseamos, asimismo, compartir el sentimiento de gratitud que todo el sector del  gran consumo, el tejido empresarial español y, en términos generales, el conjunto del país debemos tener hacia una figura que ha desempeñado un papel clave en nuestro desarrollo económico y empresarial y que ha sido, sin duda, paradigma del espíritu emprendedor, del talento natural y de un carácter visionario que le ha sido reconocido con una trayectoria plagada de éxitos".

Aecoc ha indicado que: "siempre le recordaremos como el hombre que transformó el comercio de nuestro país para hacerlo más innovador, eficiente, competitivo y que colocó la figura del consumidor en lo más alto para hacer de él el centro de sus estrategias". "Justamente esa visión tan avanzada del sector y del consumidor español es el legado que Isidoro Álvarez deja a asociaciones como la nuestra y también, sin duda, esa cultura del esfuerzo que tanto precisamos para consolidar nuestro proceso de recuperación económica", concluye el comunicado de pésame de Aecoc.

La Asociación de Cadenas Españolas de Supermercados, Aces, también ha destacado a Isidoro Álvarez como un referente en la historia del sector de la distribución. Aurelio del Pino, su director general, en nombre de las empresas asociadas expresó su reconocimiento "a un gran empresario y persona a quien el comercio español le debe mucho por haber impulsado la modernización de estructuras comerciales y dinamización del tejido empresarial". Aces también quiere agradecer el apoyo y colaboración de Álvarez con el progreso asociativo del sector, así como en otros campos como la cultura, la educación o la investigación.

Asedas, a través de su presidente, José Pedro Pérez-Llorca, ha transmitido, igualmente, a los accionistas, directivos y trabajadores de El Corte Inglés, el pesar de la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados, por el fallecimiento de Isidoro Álvarez, al que ha calificado como líder y referente para todo el sector de la distribución comercial española.

Según Pérez-Llorca "su pérdida deja un enorme vacío en un sector que él contribuyó como nadie a modernizar, siendo un ejemplo para varias generaciones de empresarios". "Los que tuvimos la suerte de tratarle sabemos que además de crear modelos de negocio de enorme éxito, que incorporaban todas las innovaciones que se han dado en nuestro sector en los últimos años, Isidoro Álvarez se preocupó siempre por elevar el prestigio y la consideración social de nuestro sector, algo por lo que siempre le estaremos en deuda", expresó el presidente de Asedas.

Una vida dedicada al negocio

La vida de Isidoro Álvarez, nacido en Borondes, Asturias, en 1935, siempre ha estado ligada al Grupo El Corte Inglés, donde comenzó a trabajar con 18 años, y desde donde ha sido un impulsor decidido del modelo de grandes almacenes español.

Licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales por la Universidad Complutense de Madrid, con Premio Extraordinario de su promoción, en 1966 asciende al cargo de consejero director general de El Corte Inglés; y tras el fallecimiento de su tío, Ramón Areces, es nombrado presidente del grupo el 2 de agosto de 1989. Ese mismo día fue también designado patrono vitalicio y presidente del consejo de la Fundación Areces.

Isidoro Álvarez siempre estuvo obsesionado por la atención al cliente, sus empleados sabían que durante años pasaba hasta doce horas diarias en los grandes almacenes y que tenía por costumbre hacer visitas de incógnito a las tiendas para controlar directamente su negocio. Organizador, muy discreto, absolutamente reacio a dar entrevistas y medido en sus apariciones públicas, en su larga trayectoria al frente de El Corte Inglés, Álvarez fue el responsable de la expansión de la marca tras la compra de su antiguo competidor, Galerías Preciados, en junio de 1995. 

Durante los años de bonanza de la economía española, al frente de El Corte Inglés, avanzó en la implantación de establecimientos en toda la geografía ibérica y fue el responsable de la diversificación del grupo con nuevos negocios y enseñas; aunque la crisis de consumo había comenzado a hacer también mella en una empresa que en los últimos ejercicios había visto afectadas sus cuentas de resultados.

Según los datos dados a conocer el pasado 31 de agosto, en el último ejercicio el grupo cerró con una cifra de negocio consolidada de 14.292 millones de euros, un 1,8% inferior al mismo periodo anterior, y un beneficio neto consolidado de 174,3 millones de euros, lo que supone un incremento del 6,2% sobre el año anterior, dato que se destacaba como la primera suma de ganancias registrada desde el año 2007, ya que en los últimos seis años venía encadenado bajadas del beneficio.

Hay que recordar que el año anterior, Álvarez había designado ya como director general de la compañía a su sobrino Dimas Gimeno, llamado a ser su sucesor al frente del negocio. Y que el 5 de julio de 2014, fichaba también al ex-Endesa Manuel Pizarro como adjunto a la presidencia, en un cargo de nueva creación con el que se pretende reforzar el equipo financiero del grupo. Un nombramiento que se producía un año después de que El Corte Inglés reestructurase su deuda con la firma de un préstamo sindicado de 4.909 millones de euros.