Lidl ha implantado un innovador sistema de tecnología móvil para la gestión de sus tiendas, LiMO (Lidl mobile office), cuyo despliegue ha supuesto una inversión de cerca de 500.000 euros en España, donde se inició en 2012 y ha culminado en 2013.

El proyecto LiMO ha permitido a la cadena introducir las tecnologías de movilidad en la operativa de su fuerza de ventas. Así, la compañía proporciona a sus más de 150 jefes de Ventas en nuestro país un dispositivo iPad de última generación para el desarrollo de sus tareas.

Cada jefe de Ventas en Lidl es responsable de la gestión de un conjunto de entre dos y cuatro tiendas. A través de una aplicación propia diseñada específicamente para este proyecto, LiMO permite disponer en tiempo real de indicadores y datos esenciales para la gestión de una tienda de forma rápida, sencilla y segura. De este modo, LiMO simplifica procesos y reduce los tiempos de reacción, facilitando la toma de decisiones. Tras la implantación de este nuevo sistema de gestión, Lidl ha aumentado notablemente la productividad de sus equipos de ventas.

Según Alexander Hess, CIO de Lidl, "LiMO es una innovadora y atractiva herramienta de trabajo gracias a la que hemos podido eliminar tareas administrativas de escaso valor añadido y que permite al jefe de Ventas disponer de mayor tiempo para dedicarse a las tareas realmente importantes".

La movilidad que proporciona LiMO ofrece la oportunidad de trabajar a distancia, lo que unido a la reducción de los tiempos de trabajo, permite un importante avance en materia de conciliación de la vida personal y profesional. Además, la implantación de LiMO ha permitido reducir de forma notable el uso de papel en la gestión diaria de los establecimientos por lo que se reduce significativamente el impacto medioambiental.