Un año más tenemos que hablar de un decrecimiento en el mercado de yogures y postres lácteos. Y de nuevo, el retroceso proviene de la categoría de yogures, muy a pesar del mejor comportamiento de los postres lácteos. De acuerdo con los datos de IRI para el TAM mayo de 2016, el conjunto del mercado retrocedió un -1,8% en volumen de ventas perdiendo un -1,2% de su valor. Un descenso que se une al experimentado el año anterior cuando se recortó un -1,4% en volumen y un -1,9% en valor. Pese a los postres lácteos, particularmente de gelatinas y termizados infantiles. Los datos aportados por IRI también son corroborados por otras fuentes.

La categoría de yogures ralentiza su pérdida de valor al experimentar el menor descenso de los últimos cinco años: -1,8%

En el caso de los yogures, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (Magrama) apunta a un descenso en el volumen de ventas de yogures (TAM febrero de 2016, últimos disponibles) del -0,7% (fijándolo en 437,23 millones de kilos) con un recorte en el valor del -0,6% (hasta los 787,24 millones de euros). Por su parte, las cifras facilitadas por Kantar Worldpanel para el TAM1 2016 marcan una caída de la categoría de yogures y leches fermentadas del 0,5% en volumen y un ligero crecimiento en valor del 0,3%.

Los yogures lastran el comportamiento del mercado

El importante peso de los yogures (78,2% del volumen de ventas total -712,1 millones de kilos- y 76% del valor -1.635 millones de euros-) siguió lastrando el comportamiento conjunto de este mercado, pese a la buena evolución de la categoría de postres lácteos en los últimos ejercicios. En este último, IRI otorga a ésta un aumento del 0,9%, tanto en volumen como en valor (198,3 millones de kilos y 513,5 millones de euros), mientras que Kantar Worldpanel lo hace del orden del 4,6% en volumen y del 4,7% en valor. En la evolución del mercado de yogures y postres lácteos de los últimos cinco años se puede comprobar que se ha experimentado un recorte en el volumen de ventas de un -7,8% entre las obtenidas en 2012 y las del último ejercicio, lo que supone descenso de 76,8 millones de kilos. Mientras que la pérdida en valor se eleva a un -12,1% (296 millones de euros). Pese a ello, también se observa una ligera línea de mejora por la paulatina disminución de los puntos porcentuales en las caídas anuales, especialmente en el apartado del valor de las ventas: mientras en 2013 la pérdida fue de un -6,3%, el último dato es de un -1,2%. Ligera mejoría resultado de una paulatina estabilización del descenso de las ventas de la categoría de yogures, y también de la buena evolución en ese periodo 2012-2016 de los postres lácteos, cuyo volumen de ventas se ha incrementado en un 7,5% (13,8 millones de kilos) ganando un 5% en valor (24,2 millones de euros).

Los postres lácteos han aumentado su volumen de ventas un 7,5% en los últimos cinco años

Una trayectoria, coinciden diferentes empresas del sector, que únicamente se podrá corregir con esfuerzos en innovación, en el desarrollo de nuevos productos e incidiendo en segmentos más acordes con las nuevas tendencias del mercado, como los segmentos de bífidus, líquidos o étnicos en la categoría de yogures, y los termizados infantiles, gelatinas o algunos frescos en la de postres lácteos. Sin olvidarnos de que, además, esas innovaciones deben captar la atención del consumidor y sean vistas como una "solución cómoda" a sus necesidades: adaptación a tamaños más reducidos (monodosis) para el público infantil o los senior; envases y formatos aptos para su consumo en cualquier lugar ("on the go"), fácilmente transportables, más ergonómicos, con aperturas cómodas y que permitan el consumo del producto en momentos diferentes... Innovaciones todas ellas que, pese a que la trayectoria en volumen continúe siendo negativa, serán claves para incrementar el valor de dos categorías que, no hay que olvidarlo, están integradas por productos que el consumidor identifica bajo el paraguas "salud".

Los étnicos, en positivo

Pese a que los datos de volumen y valor de ventas de la categoría de yogures para el periodo analizado no fueron positivas (-2,6% y -1,8%, respectivamente), y que en el periodo 2012-2016 el volumen de ventas acumula una caída del -11,3% (90,7 millones de kilos) y el valor se ha recortado en un -16,4% (320 millones de euros), sí que una lectura de la trayectoria por ejercicios puede llevar a una conclusión algo más positiva: los registrados en el TAM mayo 2016 son los porcentajes "menos negativos" desde 2012, sobre todo en el valor de las ventas.

El segmento de yogures étnicos, el tercero en importancia de la categoría , incrementó su valor hasta los 160,2 millones de euros

Centrándonos en este último ejercicio, excepto en dos casos todos los segmentos que componen la categoría de yogures redujeron el valor de sus ventas. Tan solo el segmento de étnicos (continuando con su positiva evolución del periodo anterior) y el de biocompartimento aumentaron su valor. El primero (el tercero de la categoría en este parámetro con un 9,8%) lo hizo del orden de un 5,3% (hasta los 160,2 millones de euros) y el segundo en un 17% (de 22,8 a 26,6 millones). La pérdida de valor, en porcentaje, del resto de segmentos osciló entre el -5,3% de los yogures con frutas y el -1,5% de los bífidus (el principal por valor de ventas con un 24,6% del total). De aquellos que cuentan con un mayor porcentaje en el valor total, las leches fermentadas (L. Casei) recortaron un -4,4%, los desnatados un -3,5%, los de sabores un -5% y las leches fermentadas (colesterol) un -4,1%.

Danone vs MDD

La categoría de yogures sigue siendo cosa de dos -Danone y las MDD o las MDD y Danone, dependiendo de los segmentos- con unas cuotas en valor de ventas muy por encima del resto de operadores. En el global de la categoría, y por fabricantes, Danone consiguió en el periodo analizado una cuota en valor del 53,4% (añadiendo cinco décimas porcentuales más respecto a la que obtuvo un año antes), mientras que el conjunto de las MDD consiguieron mantener su participación en esta variable al obtener el 38,7% (una décima más). En tercer lugar se posicionó Kaiku con el 2,2% (una décima menos) y en cuarto Nestlé con un 1,5%. El resto de operadores se repartió el 4,2% restante del valor de ventas.

Por orden de importancia, en el segmento de bífidus Danone acaparó el 72,9% del valor (con un incremento de seis décimas) y las MDD se contentaron con un 25,2% (sin variación con respecto a un año antes). El resto de fabricantes concentró un 1,9%. En valor de ventas, el segmento de leches fermentadas (L. Casei) también estuvo liderado por Danone (71,1% y cuatro décimas más), seguido por las MDD con un 27,5% (siete décimas menos). Kaiku se alzó con la tercera posición con un 0,9% (una décima más). En desnatados, los mismos protagonistas aunque con intercambio de posición. Las MDD consiguieron un 52,7% del valor (recortando 1,8 puntos porcentuales), Danone un 38,1% (aumentando un punto) y Kaiku con un 2,4% (casi duplicando el valor obtenido en el periodo anterior). En este segmento aparecen otros fabricantes como Nestlé (1,9%) y Central Lechera Asturiana (1,5%).

Paso al frente de los termizados infantiles

Aunque menor que el de hace un año, en el último ejercicio los postres lácteos consiguieron volver a incrementar tanto su volumen de ventas como el valor de las mismas, en un porcentaje del 0,9% en ambos casos (hasta los 198,3 millones de kilos y los 513,5 millones de euros). Una aportación positiva que añadir a la evolución de los últimos años (desde 2012 no ha dejado la línea alcista), en los que esta categoría ha avanzado un 7,5% en volumen (13,8 millones de kilos, pasando de 184,4 a 198,2) aumentando su valor en un 5% (24,2 millones de euros, de 489,3 a 513,5). Una evolución que se ha apoyado en el buen comportamiento de casi todos sus segmentos. En el último periodo (TAM mayo 2016), el segmento de postres lácteos frescos (el de mayor peso con una participación en valor del 88,7%), en el que se integran natillas, flanes, copas, arroz con leche..., se mantuvo estable con una ligera variación negativa del -0,1%. Estabilidad que fue clave para que se dieran las cifras positivas del conjunto, aportadas por los segmentos de las gelatinas y los termizados infantiles. El incremento en valor de las ventas del segmento de gelatinas alcanzó el 8%, lo que le permitió llegar casi a los 32 millones de euros, mientras que los termizados infantiles registraron el mayor aumento porcentual en valor al registrar un 12,6% de avance (pasando de 21,6 a 24,3 millones de euros). El único segmento en negativo, aunque con poco relevancia para el global, fue el de termizados que recortó su valor en un -6,5%.

Dentro del segmento más importante, el de los lácteos frescos, tres fueron los subsegmentos que consiguieron aumentar su valor: las natillas –que representan el 32,5% del valor total- con un 0,4% hasta los 147,9 millones de euros; el arroz con leche, que avanzó un 0,3%; el segmento de mousse, con un 0,9%; y, sobre todo, el de cremas, que lo hizo en un 6,1% y pasó de 21 a 22,3 millones de euros en ventas. En el lado contrario se colocaron los flanes –segundo subsegmento con más protagonismo en valor con un 27,4%- al recortar un -1,1%; las copas, con una pérdida del -1,2%; las cuajadas, -0,5%; y los gelificados con un -6,9%. En cuanto al ranking de fabricantes por participación en valor, la categoría estuvo liderada por las MDD que consiguieron una cuota del 41,9% (1,9 puntos menos), seguidas por Danone con un 23,4% (dos décimas menos), Postres Reina (14,4%) y Nestlé (5,9%).

Dentro del segmento de postres lácteos frescos, Danone consiguió el 41,7% del valor total de venta en el subsegmento de natillas. Los cuatro primeros puestos los completaron las MDD con un 36,5% (1,3 puntos menos), Postres y Dulces Reina con el 16,7% (siete décimas porcentuales más) y Nestlé con un 2,6% (tres décimas menos). Por su parte, las MDD también comandaron el subsegmento de flanes al agrupar una cuota en valor del 36,2%, seguidas de Postres y Dulces Reina con un 24,6%, Dhul con un 11,5% y Danone con el 8,2%. El resto de fabricantes se repartieron un importante 19,5% restante.

Puede leer el informe de mercado completo en el nº 1634 de la revista ARAL.