En un momento en que vuelve a estar sobre la mesa la posibilidad de implantar la Euroviñeta en España, como medida recaudatoria para hacer frente al déficit público, la Asociación de Empresas del Gran Consumo Aecoc está convencida de que esta medida afectaría negativamente tanto al tejido empresarial español como al consumo.

La consecuencia directa de la aplicación de la Euroviñeta sería el aumento de los costes del transporte de entre un 3% y hasta un 10%, que repercutiría a su vez en el precio de los productos, restando poder adquisitivo a los ciudadanos y minando el consumo.

La medida no sólo afectaría el consumo interno sino que también debilitaría las exportaciones españolas. Actualmente, según el observatorio del transporte y la logística, el 47% en valor de las mercancías exportadas por España se realiza por carretera. Por tanto, la Euroviñeta supondría una pérdida de competitividad para las propias empresas que tienen como foco la exportación, ya que verían cómo el aumento del precio del transporte hace que se encarezcan sus productos frente al de otros competidores.

Además de las empresas productoras, las propias compañías de transporte españolas también verían lastrada su capacidad de competir en el mercado, ya que no hay alternativa posible a la carretera y el corredor Mediterráneo no está terminado.

Por último, atendiendo al principio de que quien use las carreteras y quien contamine sea quien pague, Aecoc resalta que la medida es discriminatoria para el transporte de mercancías por carretera frente al transporte particular de viajeros; y es que según datos del anuario estadístico del Ministerio de Fomento, los vehículos pesados representan menos del 15% del tráfico total en España.