Aumenta la demanda, por parte del consumidor, de embalajes más funcionales y sostenibles. Según datos de la plataforma de estudio del comprador Aecoc Shopperview, el 73% querría ver reducidos al mínimo los embalajes de los pedidos y 7 de cada 10 se muestran preocupados por el impacto en el medioambiente del exceso de packaging. Por eso, Ihobe, Ecoembes y Aecoc han elaborado unas Recomendaciones de optimización de Envases y Embalajes en el e-commerce.  

El informe, presentado durante el pasado congreso de Aecoc Gran Consumo, confirma también que el 43% de los compradores online afirma estar dispuesto a pagar más por materiales más respetuosos con el medioambiente y que incluso a un 52% le gustaría conocer cuál es la huella de carbono de sus envíos. Un 16% opina que su embalaje era excesivo y un 57% querría poder elegir el embalaje. 

El objetivo de los consejos de las plataformas es ayudar a las empresas a diseñar y desarrollar packagings que, con la mínima cantidad de material posible, garanticen la protección del producto a lo largo de su cadena de distribución, contribuyendo así a reducir el impacto ambiental y económico asociado al embalaje. 

Con ese fin, las tres organizaciones han identificado una serie de oportunidades de mejora en los actuales sistemas de embalaje, considerando clave que éstos faciliten las siguientes funcionalidades

  • Alto grado de protección (capaz de soportar compresión, caídas…preservando la integridad del producto)
  • Reducción del impacto medioambiental (facilidad para ser reciclado)
  • Involabilidad (que dificulte que el producto sea manipulado o robado)
  • Facilidad de devolución (permite que el producto sea fácilmente dispuesto de nuevo en el embalaje original para una devolución sencilla y segura)
  • Automontable (que no requiera de ningún tipo de automatismo que ralentice su montaje)
  • Versatilidad dimensional (permite optimizar el espacio interior en función de las dimensiones del producto)
  • Segundo uso (se puede utilizar con otra función diferente a la del envío)
  • Facilidad de manipulación (incorpora consideraciones ergonómicas que facilitan su manejo o transporte)
  • Facilidad de almacenamiento (fácil de plegar antes y después de su uso