AMDPress.- El beneficio neto de la empresa cosmética especializada en venta directa Avon creció un 24% en 2003 respecto al año anterior, hasta los 526,57 millones de euros (664,8 millones de dólares), al tiempo que las ventas se incrementaron un 10% (tanto en dólares como en moneda local), hasta alcanzar una cifra récord, ha apuntado la propia firma, de más de 5.386 millones de euros (6.800 millones de dólares). De este total, las ventas de los productos de belleza crecieron un 15%.

El último trimestre del año ha colaborado activamente en la consecución de los resultados anuales, con unas ventas de 1.655,4 millones de euros (2.090 millones de dólares), que suponen un crecimiento del 14% (un 9% con el impacto de los tipos de cambio). El negocio de belleza ha alcanzado un crecimiento récord del 18% en este periodo, gracias al continuado éxito de la crema antiarrugas Anew Clinical, que ha contribuido a una ganancia del 30% en cuidado facial, así como al lanzamiento global de la fragancia Treselle.

Para Andrea Jung, presidenta y consejera delegada de Avon, los resultados obtenidos, principalmente en su negocio de belleza, prueban que las estrategias para hacer crecer la marca en el canal de venta directa de la compañía están funcionando. No en vano, para el ejercicio 2004 esperan con optimismo la consecución de resultados similares a los obtenidos en 2003.